Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Viernes, 01 de junio de 2012, a las 14:56

Dacio Alonso.

Redacción. Oviedo
El 86,1 por ciento de los asturianos está a favor de la financiación y la gestión exclusivamente pública de la sanidad, y un 57 por ciento estaría de acuerdo con una subida de impuestos para mantener o mejorar sus prestaciones.

Son algunas de las conclusiones del estudio Barómetro de la organización de consumidores UCE-Asturias sobre los servicios públicos, cuyos resultados ha presentado en rueda de prensa el presidente de la entidad, Dacio Alonso, quien ha destacado “la alta valoración” que los asturianos tienen de sus respectivos servicios públicos.

En total, han sido 357 entrevistas, realizadas por teléfono entre los días 30 de abril y 14 de mayo, con un universo de 18 concejos de de la zona centro, oriente y occidente de Asturias.

Alonso ha destaco que un 86,1 por ciento de los encuestados considera que la sanidad pública debe financiarse públicamente y gestionarse desde la Administración pública, frente a un 13,9 por ciento que apoya la gestión privada con financiación pública.

En segundo lugar, ha subrayado destaca que el 57,7 por ciento de los preguntados prefiere gastar más en servicios públicos y subir impuestos, mientras que un 42,3 por ciento apuesta por bajar impuestos y gastar menos en servicios públicos.

Además, ha recalcado la “alta valoración del funcionamiento de los servicios públicos” de los encuestados, que dan un 7,5 de nota a la asistencia hospitalaria, y un 7,3 a la atención primaria y especializada, además de otro 7 para la enseñanza y el transporte público. El único servicio que suspende sería la justicia, con un 4,6. Como nota negativa, Alonso ha señalado que hay un 72 por ciento de los ciudadanos que se sienten desprotegidos ante el funcionamiento de la Administración pública.

El presidente de UCE ha pedido a las administraciones, en especial al nuevo ejecutivo socialista asturiano de Javier Fernández, que “tengan en cuenta esta opinión de los ciudadanos”, ya que “la gente se está viendo abocada a salir a la calle en defensa de sus servicios públicos”, ante los recortes que se están aplicando.