Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20

El 44 por ciento de los casos de tuberculosis corresponde a inmigrantes

El mayor riesgo asociado a esta patología es el tabaquismo, asegura la sociedad científica

Martes, 24 de marzo de 2015, a las 10:11
Redacción. Madrid
En la Comunidad de Madrid, según el registro de 2013, hay 698 casos de tuberculosis, lo que supone una tasa de 10,8 por 100.000 habitantes, según ha informado la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid). “El 44 por ciento de los casos corresponde a inmigrantes”, ha indicado Francisco Javier García Pérez, vicepresidente de Neumomadrid y neumólogo del Hospital de La Princesa. “El mayor riesgo asociado a la tuberculosis en nuestra comunidad es el tabaquismo, seguido por el alcoholismo”.

Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, el 24 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pide nuevos compromisos y acciones en la lucha mundial contra esta enfermedad, una de las principales causas infecciosas de muerte. ‘Cambiemos de marcha para acabar con la tuberculosis’ es el lema para conmemorar esta fecha, que cuenta con el apoyo de Neumomadrid.

García Pérez ha afirmado que la tuberculosis “continúa siendo un problema muy importante de salud pública en el mundo, aunque los casos tienden a disminuir, aproximadamente, un 1,5 por ciento anualmente”. Según el último informe de la OMS, la incidencia mundial de esta enfermedad es de nueve millones de casos nuevos al año. La mayoría se concentran en el Sudeste Asiático y África, mientras que Europa solo representa un cuatro por ciento del total. “Lo dramático es que, siendo una enfermedad prevenible y curable, en el último año se han producido un millón y medio de muertes por tuberculosis en el mundo”, lamenta el especialista. A pesar de todo, la mortalidad actual es un 44 por ciento inferior que en 1990.

De los nueve millones de nuevos casos anuales, unos 480.000 son de tuberculosis multirresistente, es decir, aquella que es resistente a los dos fármacos más eficaces: isoniazida y rifampicina. “Curarla es más difícil porque hay que dar combinaciones de fármacos más tóxicos y menos eficaces durante mucho más tiempo, lo que empeora el pronóstico”, ha concluido García Pérez.