17 nov 2018 | Actualizado: 13:45

El 11,84 por ciento de los profesionales causarían baja por jubilación forzosa en 2017

Según el documento, la prórroga de la permanencia aumenta repercute negativamente en el sistema

Lunes, 11 de marzo de 2013, a las 16:16

Redacción. Zaragoza
El borrador del Plan de los Recursos Humanos del Servicio Aragonés de Salud en materia de jubilación y prolongación de la permanencia en el servicio activo del profesional de sus instituciones y centros sanitarios recoge un estudio que abarca un periodo de 5 años y estima un incremento progresivo en el número de jubilaciones, con una previsión de profesionales que causarían baja por jubilación forzosa del 11,84 por ciento en 2017.

María Ángeles Alcutén, gerente del Salud

Según dicho documento, las categorías que cuenta con un mayor número de efectivos los porcentajes de jubilación no superan en ningún caso el 20 por ciento, por lo que al tratarse de un porcentaje moderado, posibilitará la aplicación de la medida de jubilación forzosa por edad sin afectar a las necesidades asistenciales y organizativas de los centros sanitarios y a la calidad asistencial. 

El objetivo de la aprobación de este plan es disminuir el gasto público en materia de personal, puesto que viene determinado por normas estatales como el RD 16/2012 y el RD 20/2012. El Salud expone que la aplicación general de la jubilación al cumplimiento de la edad de jubilación forzosa posibilitará la creación de empleo y la renovación de las plantillas, permitiendo la entrada en el sistema de profesionales de más jóvenes  y con perfiles más acorde a las más modernas técnicas y nuevos modelos de gestión.

Según  el borrador del Plan de los Recursos Humanos, la prórroga de la permanencia aumenta la media de edad de la plantilla, “lo que repercute negativamente en el sistema, pues se ha constatado que este envejecimiento eleva el coste económico del servicio por razones como son las exenciones de guardias a los mayores de 55 años, lo que comporta una disponibilidad decreciente de la plantilla médica para guardias y la necesidad de contrataciones por vía de sustitución o de nombramientos eventuales, lo que supone un coste añadido y una precariedad de la actividad asistencial”.