16 nov 2018 | Actualizado: 18:20
Miércoles, 25 de julio de 2012, a las 16:20

Julián Pérez Gil, gerente de Osakidetza.

Redacción. Bilbao
La sanidad pública vasca cuenta ya con un nuevo servicio de demostración que garantizará la viabilidad de las investigaciones sanitarias llevadas a cabo, así como de los nuevos productos sanitarios creados. Se trata de Demotek, la nueva Unidad de Demostración de Tecnologías Innovadoras en Salud que ha puesto en marcha O+Iker, el Instituto Vasco de Investigación Sanitaria, perteneciente a Bioef (Fundación Vasca de Investigación e Innovación Sanitarias).

Demotek se presenta como una oportunidad para que el Sistema Sanitario conozca la utilidad de los productos sanitarios innovadores antes de incluirlos en su cartera de servicios. “Es asimismo una oportunidad para las empresas, para que puedan testar sus tecnologías o productos según los criterios de evaluación del Sistema Sanitario”, ha señalado Lorea Mendoza, directora de la unidad.

Esta iniciativa se creó para evaluar aquellos productos que se encuentran en el lapso transcurrido entre su autorización para la comercialización (marcado CE) y la aprobación de cada sistema sanitario público para la utilización por parte de sus profesionales. Demotek demuestra la efectividad, utilidad clínica e impacto económico (coste-efectividad, análisis de impacto presupuestario) del nuevo producto o prestación sanitaria. Así, las empresas pueden experimentar la introducción de su producto en el sistema sanitario, aumentar las evidencias sobre las bondades del mismo y realizar publicaciones científicas conjuntas con los facultativos.

La metodología es la siguiente: la unidad diseña y coordina una experiencia piloto con el nuevo producto, de tal manera que un número definido de facultativos lo utilicen en su práctica clínica habitual, en un número limitado de pacientes y durante un tiempo determinado. Una vez testado, Demotek elabora un informe final con los resultados del estudio, que les facilita a las empresas la presentación del producto en los diferentes sistemas de salud, contando además con la posibilidad de mostrar en su publicidad corporativa la utilización/validación/colaboración de Osakidetza.

De la misma forma, “el sistema sanitario también se beneficia, al comprobar in situ la utilidad y ventajas que ofrece el producto y analizar la manera en que la práctica clínica habitual pudiera afectar a las tareas y organización del personal que lo usará en el futuro”, ha afirmado Mendoza, que añade que todo ello “facilitará la posterior toma de decisiones para su incorporación a la cartera de servicios”.