Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50
Lunes, 13 de abril de 2015, a las 14:57
Redacción. Valladolid
La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades complementará con servicios profesionales las ayudas que reciben los dependientes que son atendidos por sus familiares, tal y como recoge la orden que ha publicado el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl). Esta nueva mejora en la Ley de Dependencia permitirá así a 37.000 personas dependientes más en la comunidad recibir dos ayudas al mismo tiempo: ayuda económica familiar y ayuda profesional.

Milagros Marcos.

La orden establece que las personas dependientes mayores de edad, con grados I, II y III que son beneficiarias de la ayuda económica por cuidados en el entorno familiar tendrán derecho a compatibilizar, de forma simultánea, esa ayuda con otras prestaciones para obtener servicios profesionales: ayuda a domicilio, promoción de la autonomía personal y centro de día públicos o, en su defecto, recibir una ayuda económica para la compra de esos servicios.

Esto supone incrementar a esas 37.000 personas en un 5 por ciento las cuantías mensuales que estaban recibiendo antes de la crisis para que puedan adquirir un servicio profesional. De esta forma, un dependiente que tenga ayuda familiar podrá recibir al mes un 24 por ciento más en Castilla y León que en otras comunidades autónomas.

Con la nueva orden, las personas de grado III que cuentan con cuidados en el entorno familiar percibirán hasta 479 euros al mes, frente a los 388 euros de otras autonomías, para que cuenten también con servicios profesionales. Por su parte, los de grado II pasarán a percibir un máximo al mes de 332 euros, 63 euros más que en otras comunidades-. Y los de grado I recibirán 189 euros mensuales, 36 más que en el resto de España.

La intensidad mensual de estas prestaciones simultáneas aparece recogida en la orden. En el caso del servicio de ayuda a domicilio, la intensidad dependerá de su grado de dependencia. En concreto, será de once horas para las personas de grado III, de ocho horas para las del grado II y de cuatro horas para las de grado I. En el caso del servicio de promoción de la autonomía personal y del servicio de centro de día, las intensidades serán equivalentes a la necesaria para alcanzar el nivel de apoyo total de la prestación económica en el entorno familiar que existía antes de la crisis.