19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Clínica La Luz incorpora un equipo de nueva generación para el diagnóstico de patologías de retina

Se trata de la única clínica privada en Madrid dotada de esta tecnología

Martes, 09 de febrero de 2016, a las 11:37
Redacción. Madrid
La Unidad de Oftalmología de la Clínica La Luz se ha convertido en el primer centro sanitario de Madrid, y uno de los primeros de Europa, en disponer de un equipo de segunda generación de Angio-OTC, una tecnología que combina la tomografía de coherencia óptica y la angiografía y que permite a los oftalmólogos el diagnóstico de los problemas de retina con una precisión desconocida hasta la fecha.

Equipo de la Clínica La Luz especializado en esta técnica oftalmológica.


“Este equipo, que acabamos de incorporar esta misma semana, permite hacer valoraciones de patología macular sin necesidad de contraste, y a escala microvascular, lo que redunda en diagnósticos mucho más certeros que se traducen en tratamientos mucho más efectivos y con menores efectos secundarios para el paciente”, ha destacado Juan Donate, jefe de la Unidad de Oftalmología de la Clínica La Luz.

En concreto, este equipamiento permitirá realizar pruebas como la tomografía de coherencia óptica SD-Spectralis II, la tomografía de coherencia óptica de 16 milímetros, la retinografía de campo amplio True Color, la angio-OCT y la OCT On Face.

“Todas ellas constituyen la primera línea de los avances diagnósticos en patología de retina, tal como se puesto de manifiesto en Valencia en el marco del International Spectralis Symposium”, ha subrayado Donate, quien ha sido el codirector de esta cita internacional de referencia en el ámbito de la Oftalmología.

Mejor estudio anatómico y funcional

En concreto, la Angio-OCT permite a los oftalmólogos “estudiar la anatomía de la circulación retiniana y coroidea sin el empleo de contrastes, es decir, de forma no invasiva, lo cual, además de mejorar la resolución, y poder observar el detalle a nivel microscópico de la retina, nos evita las complicaciones derivadas del empleo de contrastes intravenosos”, ha explicado  el especialista.

En el estudio de las capas de la retina, esta tecnología ofrece además la posibilidad de analizar la estructura de su red vascular, e incluso cada uno de los planos del grosor retiniano, mejoras todas ellas que se acompañan de un aumento de la resolución de las imágenes y de la capacidad de alcanzar las capas más profundas de la coroides (membrana que, entre otras funciones, se ocupa de mantener estable la temperatura ocular).

La Angio-OCT supone, según ha señalado Donate, “un gran avance para la comprensión de las enfermedades de la mácula y, en algunos casos, de las del nervio óptico”, y están en especial indicada para las enfermedades degenerativas de la mácula, como la DMAE, y otras de origen metabólico como la maculopatía diabética.

Por otro lado, con esta tecnología resulta posible realizar estudios OCT de hasta 16 milímetros, lo que supone el doble del área que se podía estudiar hasta ahora y permitiendo la obtención de retinografías True-Color, que ofrecen imágenes en las que, mediante la combinación de canales de captura diferentes, se resaltan defectos de la retina que con las técnicas convencionales pasan inadvertidos.

También imágenes en el plano axial

Asimismo, con esta nueva tecnología resulta posible realizar la llamada OCT On Face, que hace posible analizar imágenes en el plano axial, con una resolución superior a una micra, “lo cual mejora la posibilidad de analizar las patologías maculares”, ha agregado  Donate.

El director de la Clínica La Luz, Gonzalo Bartolomé, ha puntualizado, por su parte, que la incorporación de esta tecnología punta proporcionará beneficios inmediatos en los pacientes del centro sanitario: “El nivel de detalle que ofrecen estas herramientas no tiene precedentes y supone un enorme valor añadido en una especialidad como la Oftalmología, donde la precisión a la hora de diagnosticar los problemas es esencial para lograr los mejores resultados”.