Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Ceafa reclama más fondos específicos para pruebas cerebrales en pacientes de alzheimer

Los pacientes calculan que se necesitarían unos 10 millones de euros al año a nivel nacional

Viernes, 11 de diciembre de 2015, a las 18:12

Koldo Aulestia, presidente de Ceafa.

Redacción. Madrid
La Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y Otras Demencias (Ceafa) reclamará a las autoridades sanitarias, tanto a nivel nacional como autonómico, la necesidad de destinar fondos para garantizar a los pacientes con casos complejos de Alzheimer que puedan ser evaluados correctamente y recibir un diagnóstico certero, y así poder proceder en consecuencia con los tratamientos farmacológicos oportunos.

"Nuestra Confederación estima que los pacientes con presentaciones atípicas o de aparición temprana superan los 6.000 casos al año. Hablamos de que es una cantidad limitada de recursos los que se precisan, no más de 10 millones de euros al año a nivel nacional, pero el beneficio para estos paciente será vital", ha solicitado el director Ejecutivo de Ceafa, Jesús María Rodrigo.

Esta necesidad de llevar a cabo una acción urgente fue la conclusión de la jornada organizada por CEAFA, con la colaboración de Piramal Imaging SA, en la que participaron los representantes de sus Federaciones Autonómicas y Asociaciones Uniprovinciales, junto a tres especialistas líderes en neurociencia y Medicina Nuclear, Guillermo García Ribas, Javier Arbizu y Pablo Martínez-Lage.

Las conclusiones de los representantes de las Federaciones Autonómicas y Asociaciones Uniprovinciales han sido presentadas respectivamente por la vocal, la tesorera y el secretario de la Junta Gobierno de Ceafa, Aurora Ortiz, Cheles Cantabrana y Josep Gasulla.

"Nos reuniremos con los principales líderes políticos para reclamar la necesidad de Plan Nacional de Alzheimer donde se reconozca la importancia del diagnóstico precoz y certero para garantizar que los pacientes tienen los tratamientos adecuados. Esto tiene una enorme importancia no sólo para los pacientes y sus familias, sino para toda la sociedad, que se beneficiará no solo de una mejor atención especializada sino también desde el punto de vista económico, ha explicado el presidente de Ceafa, Koldo Aulestia.

Los principales puntos de debate han sido los beneficios que proporcionan los marcadores diagnósticos innovadores que pueden detectar la placa neurítica beta-amiloide en el cerebro (que es el biomarcador de esta enfermedad) y la evidencia científica sobre la información porporcionada por la proyecciónd e imagen de beta-amiloide PET que apoyan el diagnóstico diferencial en todos aquellos pacientes donde la causa de síntomas permanece inexplicable después de un tratamiento completo.

Necesidad de diagnósticos certeros

En determinadas categorías de pacientes, de hecho, la información sobre la presencia o ausencia de la densidad de la placa neurítica del beta-amiloide es crítica para elegir un tratamiento adecuado y, aún más importante, para evitar efectos secundarios en individuos con tratamiento inadecuado.

El director del Servicio de Neurología de la Unidad de Enfermedades Neurodegenerativas del Hospital Universitario Ramón y cajal de Madrid, el doctor Guillermo García Ribas, ha afirmado que "hoy nuestro diagnóstico clínico, basado en evaluaciones neurológicas y neuropsicológicas y de neuroimagen estructural (MRI o CT-scan o cerebro), podrían predecir el proceso patológico en aproximadamente 4 de cada 5 pacientes. Nuestras previsiones son peores en pacientes con presentaciones clínicas atípicas (por ejemplo, ausencia de deterioro de la memoria), jóvenes (convencionalmente, menores de 65 años de edad), o manifestaciones conductuales prominentes. Saber la causa exacta en estos casos es importante para los planes de manejo, no sólo farmacológicos sino en los recursos sociales que el cuidador necesita".

El director del Departamento de Medicina Nuclear en la Clínica Universidad de Navarra, el profesor Javier Arbizu, ha señalado que "hemos encontrado que la imagen beta-amiloide es especialmente útil en pacientes con un deterioro cognitivo anormal o focal, así como en los procesos de inicio progresivo del deterioro cognitivo, en los que el rendimiento de la imagen PET aumenta o disminuye la probabilidad del origen de la patología correspondiente a la enfermedad de Alzheimer. La información proporcionada por las imágenes PET ha influido en el manejo clínico de estos pacientes, sobre todo porque ha aumentado la confianza del diagnóstico médico, y sirve para modificar los tratamientos farmacológicos".