Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55

Bengoa no extenderá la atención dental gratuita a los mayores de 65 años

Se mantiene la intención de extender la cobertura a las personas con discapacidad

Miércoles, 30 de marzo de 2011, a las 17:49

María Arribas. Madrid
Ampliar la atención dental gratuita a los mayores de 65 años no es una posibilidad del sistema a día de hoy en Osakidetzxa. Así lo ha asegurado en una comparecencia en la Comisión de Sanidad el consejero Rafael Bengoa, que si bien ha reconocido la demanda de tratamiento dentales en los mayores, ha manifestado también que “no hay recursos para abordar el coste que supondría”.

Rafael Bengoa.

Bengoa sí ha reiterado su intención de extender el programa a las personas que sufren algún tipo de discapacidad. Se calcula que son 15.000 las personas que podrían beneficiarse de este servicio que, como ha dicho el director del programa Federico Simón, necesitan una mayor estrategia de prevención ya que tienen menos capacidad para cuida su salud dental y plantean más dificultades a la hora de ser tratados por un dentista.” Una extracción o una endodoncia no son técnicas fáciles de aguantar para nadie, pero menos para una persona con una discapacidad”

A ello se suma el hecho de que las personas con discapacidad suelen tener mayores problemas en las encías, debido a sus dificultades motoras que impiden efectuar un buen cepillado. “Tienen un problema muy serio de gingivitis y sarro por sus dificultades neuromotoras que no permiten que se limpien bien y esto hace que se generen más úlceras bucales y además, al tomar medicación anticonvulsionante tienen un mayor crecimiento de las encías que estan menos desarrolladas”, ha explicado Simon.

¿Sería posible para Osakidetza hacer frente a este coste? Para Simón la respuesta es afirmativa: "Con las actuaciones del PADI hemos conseguido reducir costes en salud bucodental que nos permiten acometer este tipo de actuaciones que, además nos ahorrarían muchos más gastos en el futuro”.

En su comparecencia ante la Comisión, Bengoa  ha subrayado las ventajas de un sistemas como el vasco, del que ha dicho que “ha sido imitado en otros lugares debido a su clara eficacia” y ha incidido en que “todas las evidencias dicen que las intervenciones dentales son más eficaces de 7 a 15 años y que después disminuyen su eficiencia”, por lo que desde Osakidetza se seguirán invirtiendo recursos para “la captación de los niños que ahora mismo no están viniendo al PADI y en seguir proyectando su carácter preventivo”.

La importancia de la prevención ha sido precisamente uno de los puntos en los que ha incidido el director del programa del que ya forman parte 700 odontólogos, que ha explicado la importancia de prevenir la enfermedad dental, que se está convirtiendo ya en un problema crónico. “La caries es la mayor amenaza a las que nos enfrentamos los dentistas, porque nuestro tratamiento es reparador y no curativo por lo que las personas que sufren caries en su infancia las van a tener para toda la vida” ha explicado Simón que ha añadido que “es importante tener en cuenta que en los niños la enfermedad de la dentición progresa más rápido”, ha explicado.

En cuanto a la aceptación que tiene el sistema en la población, hay 105.000 niños atendidos en el 2010, frente a los 55.000 menores que no utilizaron este servicio. “Uno de cada tres niños no viene”, ha dicho Simón, que ha explicado que, en términos de costes, las opciones del PADI son: intentar extender la prescripción a los niños lo que permitiría ejercer una mayor prevención y detección precoz de las enfermedades dentales; o aumentar a los 18 años la cobertura, lo que, para Simón, supondría mayores costes y peores resultados.

“Si hacemos bien el PADI podemos conseguir, a finales de esta década, que nuestros niños crezcan sin extracciones dentales a causa de la caries , para lo que tenemos que conseguir que todos los niños entre los 7 y los 15 años sean tratados todos los años por un especialista”, ha dicho Simón.