Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

Avelino Gutiérrez: “Podemos identificar una bacteria en 60 segundos”

AMYS celebra una jornada en Madrid con la tecnología como eje central

Martes, 29 de noviembre de 2011, a las 18:31
Enrique Pita. Madrid
La Asociación de Microbiología y Salud (AMYS) celebra mañana y pasado mañana (1 y 2 de diciembre) una jornada sobre ‘Nuevos horizontes en Microbiología Clínica’ en Madrid. Esta asociación, que representa al 80 por ciento de la microbiología de los grandes hospitales españoles, engloba tanto a los profesionales de esta especialidad como a la industria. Así, esta reunión servirá para conocer los avances en el sector, explica su presidente, Avelino Gutiérrez, a Redacción Médica.

Avelino Gutiérrez.

¿Qué es AMYS?
Es la Asociación de Microbiología y Salud, que engloba a los microbiólogos y a la industria del diagnóstico microbiológico. Trabajamos para la defensa de la salud. Somos cerca de cien socios, pero tenemos representación del 80 por ciento de la Microbiología de los grandes hospitales de España. En estas jornadas, que no son las primeras que celebramos, nos centramos en la aplicación clínica de la Microbiología, y en el caso de este año vamos a hablar de dos tecnologías de vanguardia y de la informatización de la Microbiología clásica, tradicional.

¿Qué objetivos persiguen con estas Jornadas?
La mejora del diagnóstico, básicamente. Intentamos que los profesionales conozcan a la perfección las herramientas diagnósticas de las que disponemos en la actualidad, incluso algunas que están por llegar en un futuro próximo.

En colaboración con la industria estas jornadas sirven para que los microbiólogos conozcan no solo las herramientas, sino también todas las posibilidades de utilización en los distintos hospitales, ya que en algunos centros no tiene sentido contar con toda la tecnología pero sí hay opciones para que los profesionales de estos hospitales puedan estar perfectamente al día.

En una de las mesas van a tratar procesos de procesos, programación y robótica en la microbiología tradicional…
Efectivamente. Nosotros aún hoy día, en el siglo XXI, no podemos prescindir en algunas ocasiones de la microbiología tradicional, es decir, el cultivo de las bacterias, la identificación y la determinación de la sensibilidad. Por ejemplo, en la siembra ya tenemos muchos dispositivos robotizados que nos permiten hacer una estandarización de las muestras, cosa que cuando lo haces manualmente no se hace tan bien y lleva mucho tiempo.

Señalaba antes que tratarían nuevas tecnologías y otras que están por llegar…
La primera de las mesas de las jornadas opone dos tecnologías novedosas, una de ellas que ya lleva un tiempo establecida, la biología molecular, y otra más moderna y reciente que es un sistema de identificación muy rápida, la espectometría de masas, con la que podemos identificar una bacteria en 60 segundos, cosa que antes llevaba entre 18 y 24 horas.

 ¿Qué relación establecen con la industria?
Son un gran aliado. La industria depende de nosotros, pero nosotros también dependemos de ellos, es una simbiosis, estamos en una labor común, en una tarea que nos interesa a todos.

En la última de las sesiones abordarán la pirosecuenciación. ¿En qué consiste?
Es una tecnología que se está introduciendo a todos los niveles. Hemos pasado de los grandes secuenciadores que tardaban 24 horas en secuenciar un genoma al estudio del genoma aplicado al diagnóstico, son secuenciadores más pequeños que permiten su utilización en el diagnóstico diario.

¿Cómo ha cambiado la microbiología la secuenciación del genoma humano?
Aunque nosotros tratamos con el genoma de microorganismos, la concepción de la microbiología ha cambiado definitivamente a partir de la secuenciación del genoma humano. Desde hace años detectamos la reacción en cadena de la polimerasa, y lo que hacemos ahora es detectar una parte del genoma que es específico de una bacteria o un virus y con eso sabemos que ese microorganismo está en el organismo humano y está provocando una patología.