Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Así queda la sanidad catalana tras el 27-S

El partido más votado tendrá que establecer alianzas para poder gobernar

Domingo, 27 de septiembre de 2015, a las 23:27
Marcos Domínguez / Ricardo Martínez.
La candidatura Juntos por el Sí, constituida por Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Republicana, se ha impuesto en unas elecciones autonómicas que se han entendido en clave plebiscitaria sobre las intenciones soberanistas de quien forme Gobierno. Con casi el 100 por ciento escrutado, esta coalición consigue 62 escaños, a 6 de la mayoría absoluta.

Por ello, necesitaría pactar con otra formación para poder gobernar y, más allá del espíritu plebiscitario que han tomado los comicios, definir la evolución de la sanidad catalana. Las ‘quinielas’ dicen que su posible compañero de Gobierno será la otra formación independentista, la CUP, que obtiene 10 escaños. No obstante, las posibilidades están abiertas y en los próximos días se vislumbrará el futuro de la sanidad catalana.

Räul Romeva, Oriol Junqueras y Artur Mas celebran la victoria de Juntos por el Sí.


Juntos por el Sí ofrece un gran pacto por la sanidad

La formación que encabeza Raül Romeva se ha comprometido a potenciar un consenso político y del sector para iniciar un debate sobre las necesidades futuras del sistema, garantizando que sea público, universal, equitativo y de calidad.

Así lo recoge su programa electoral, enfocado a que conseguir de forma efectiva que ningún ciudadano, con independencia de su situación legal y administrativa, quede sin asistencia sanitaria y farmacéutica por motivos económicos. Además, pretende reconocer la aportación de los profesionales al sistema y buscar fórmulas para la recuperación de las condiciones de trabajo y la participación en la gestión y gobernanza de los centros.

Ciudadanos da cabida a la empresa privada

Ciudadanos, segunda fuerza más votada (25 escaños), cree en un sistema público “con total respeto a la empresa privada”, ya que a su juicio tienen todo el derecho a ofrecer servicios sanitarios, pero con sus propios recursos y asumiendo íntegramente el riesgo del negocio. Es por ello que son partidarios delimitar con claridad las fronteras entre el sistema público y el privado, desde un ejercicio de transparencia y evitando puertas giratorias.

Las listas de espera, prioridad del PSOE

El PSOE (16 escaños, tercera fuerza parlamentaria) centraba su objetivo en aprobar Plan de Choque de tiempos máximos de espera garantizados para asegurar la calidad y la equidad en el acceso a todos los servicios sanitarios, asegurando que los tiempos de espera fueran iguales para toda la población, independientemente del lugar donde se viva.

Un plan de carrera profesional, objetivo del PP

El PP (11 escaños) también ha querido tener presente a los profesionales en su programa, ya que apostaba por un plan de carrera profesional para cada nivel profesional, con criterios claros y transparentes de promoción, traslado y retribución y anunciaban en caso de tener mutua médica, la desgravación del 20 por ciento de su coste en el tramo autonómico de la declaración de la renta.

Cataluña sí que puede quiere acabar con los copagos

Por su parte, Cataluña sí que puede (11 escaños) pretende la eliminación de todos los copagos y tasas sanitarias implantados los últimos años, incluidas las de farmacia para pensionistas, jubilados, enfermos crónicos y personas desempleadas. Además, consideran esencial  iniciar un proceso para recuperar la plantilla de profesionales.

ENLACES RELACIONADOS

‘Junts pel Sí’: mucha independencia, poca sanidad (08/09/2015)