16 nov 2018 | Actualizado: 09:00

Asanar lamenta la paralización de la prestación sanitaria de autocontrol de los pacientes anticoagulados

El presidente de la Asociación ha calificado como “decisión equivocada o poco meditada por parte del Departamento de Sanidad” la paralización del servicio

Miércoles, 20 de junio de 2012, a las 01:46

Redacción. Zaragoza
Los representantes de la Asociación de Anticoagulados de Aragón (Asanar) han expuesto ante la Comisión de Comparecencias y Peticiones Ciudadanas de las Cortes de Aragón su "situación actual y paralización de la prestación de autocontrol en Aragón entre los pacientes anticoagulados".

El presidente de Asanar, Antonio Aísa, en la Comisión.

El presidente de Asanar, Antonio Aísa, ha estado acompañado en su intervención por la asesora científica de la asociación y hematóloga María Ángeles Fernández, quien ha abierto la exposición con una visión clínica de la persona enferma y algunos de sus conocimientos técnicos.

"El paciente anticoagulado es, por definición, anormal desde el punto de vista de la coagulación, y es el propio médico el que regula su coagulación, con el riesgo que eso supone, para evitar una embolia o trombosis", ha recordado Fernández, quien ha apuntado a "los coagulómetros portátiles, como una de las alternativas que eligieron los pacientes para hacer su propio control y responsabilizarse de sí mismos".

"El autocontrol es una opción necesaria para el paciente anticoagulado, porque está más implicado con el sistema y su seguridad, tiene mejores resultados, se descongestionan centros de salud, y somos más equitativos con estos pacientes", ha dicho.

Por eso, el presidente de Asanar ha calificado como "decisión equivocada o poco meditada por parte del Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia" la paralización del servicio de autocontrol.

"En la actualidad, en Aragón hay más de 25.000 personas en tratamiento anticoagulante oral", ha apuntado Aísa, "y el coagulómetro portátil lo usan ochocientas personas, pero desde octubre pasado se ha paralizado la incorporación de nuevos pacientes a pesar de tener más de 120 personas en listas de espera, y eso aunque había previsión de alcanzar las 1.050 personas beneficiadas".

"No ha habido interés o voluntad política para solucionar el tema y se aprovechado el manido tema de la crisis económica en vez de buscar una solución", ha criticado el presidente de la Asociación de Anticoagulados de Aragón, quien ha recordado que "no pretendemos privilegios para nuestros pacientes o perjucios para otros colectivos", sino un trato de equidad.

Desde el Grupo Popular, Ramón Celma ha confirmado que "hasta ahora hay ochocientos pacientes incluidos en ese servicio de autocontrol y unos 150 en lista de espera y nuestra política en el ámbito sanitario no va a impedir que en casos como este trabajemos para que se haga compatible una cuestión que se hace necesaria". "Les hemos escuchado, hemos interiorizado sus problemas e intentaremos buscar soluciones", ha asegurado el diputado popular.

Por su parte, María Victoria Broto, desde el Grupo Socialista, ha recordado que "el proyecto pionero implantado en Aragón supuso introducir el uso del coagulómetro portátil, lo que hace que esas personas sean mucho más autónomas, estén más implicadas en el control de su enfermedad y se beneficie de todo esto el sistema sanitario".

Pero, para Broto, lo importante es que "estamos hablando de la accesibilidad, equidad y universalidad del sistema público sanitario. La reducción del gasto sanitario tiene consecuencias y la racionalización del gasto no puede servir para eliminar servicios que son buenos para la población y su salud".

Manuel Blasco (PAR) ha considerado "muy importante hablar del servicio del autocontrol, como herramienta para mejorar la calidad de vida del paciente y que además supone reducir costes sanitarios, porque suponen ventajas personales, sociales y económicas". Para Blasco, "no es un coste excesivo extender el servicio de autocontrol a todas las personas que están en lista de espera, que no son más de unos 150", por ello "vemos argumentos suficientes para, por lo menos, hacernos un planteamiento que nos lleve a una solución idónea para todos, con el mayor consenso posible".

Nieves Ibeas (CHA) ha recordado "el considerable número de personas anticoagulados que hay en Aragón, situación que nos puede tocar a todos" y ha afirmado que "no hay ninguna explicación para que algo que funcionaba deje de prestarse".

"Los poderes públicos tienen la obligación de procurar una solución que es posible y llevamos muchos años trabajando por un sistema sanitario igualitario y accesible en sus servicios", ha remarcado Ibeas, quien ha criticado que "se rodee de incertidumbre a una persona enferma, cuando se puede hacer algo para mejorar la calidad de vida de estas personas".

Por su parte, desde IU Patricia Luquin ha manifestado su apoyo a los comparecientes porque "es de sentido común lo que aquí se expone" y "porque los políticos estamos para dar soluciones donde hay problemas, y es muy reprobable que algo que funcionaba se quite".

Luquin ha recordado las ventajas y mejoras que introduce el autocontrol del paciente anticoagulado, "por lo que se me hace difícil saber por qué en estos momentos se ha paralizado esto que funcionaba sin ningún tipo de explicación y espero que se esté estudiando una forma de solucionarlo".