Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:35

Antoni Comín, nuevo consejero de Salud catalán

Sus prioridades: las desprivatizaciones y la reducción a la mitad de las listas de espera

Jueves, 14 de enero de 2016, a las 10:21
Redacción. Barcelona.
Este jueves ha sido nombrado nuevo consejero de Salud Antoni Comín, quien desde que se produjo el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para formar gobierno en Cataluña destacó como el sucesor de Boi Ruiz en el cargo.

Licenciado en Filosofía y Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona, Comín es profesor de ciencias sociales en Esade, miembro de la Fundación Alfonso Comín y del Centro de Estudios Cristianismo y Justicia. Militante del PSC desde el 13 de junio de 2011, el 5 de marzo de 2014 anunció su baja del partido a raíz del incumplimiento del programa electoral. El 11 de diciembre de 2013 impulsó la asociación Socialismo, Cataluña y Libertad y 2015 se presentó a las elecciones al Parlamento de Cataluña con la candidatura independentista Junts Pel Sí, resultando elegido.

Antoni Comín, nuevo consejero de Salud.

Comín militó en el PSC, evolucionando después políticamente hacia los postulados de ERC, lo que ha supuesto en sus primeros discursos una clara intención de virar la sanidad catalana hacia la izquierda. De hecho, en una entrevista en RNE de este martes, el político explicó que revertirá privatizaciones y reducirá las listas de espera para diagnóstico a la mitad.

Marcadas prioridades

A su juicio, los ajustes en materia sanitaria “han tensionado muchísimo” el sistema sanitario catalán y lo han hecho tanto por las condiciones de los trabajadores como en la atención al ciudadano. “Las listas de espera se han alargado. La crisis ha hecho estragos, pero sin poner en riesgo los fundamentos del modelo”, comentó en la citada entrevista radiofónica.

“Nuestra segunda prioridad, después de reducir las listas de espera, es la transparencia, hay que garantizar que toda la distribución de recursos es equitativa, eficiente, para relegitimizar ante la opinión pública este nuevo sistema”, añadió sobre la segunda prioridad de su etapa al frente de la Consejería.

También tuvo palabras para la sanidad privada, con “el compromiso de desprivatizar los focos donde los operadores privados con afán de lucro han entrado a gestionar el sistema público”. Una rotundidad que también añadió a la situación de las farmacias catalanas, que arrastran retrasos en los cobros desde hace años. “Queremos tener plena autonomía y decidir con total libertad, como hacen los países normales, para decidir cuándo cobran las farmacias”, señaló el político en relación a la dependencia que en este asunto tiene la comunidad al Fondo Liquidez Autonómica (FLA).

ENLACES RELACIONADOS:

Viraje a la izquierda de la sanidad de Puigdemont (12/01/16)

Ser filósofo, ¿un ‘hándicap’ para el aspirante a consejero Antoni Comín? (11/01/16)

Primer reto: dos querellas criminales contra el director del Catsalut (14/01/2015)