21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Alicante incorpora la radiofrecuencia para tratar el esófago de Barret

Reduce notablemente el riesgo futuro de presentar nuevos focos de adenocarcicoma

Miércoles, 01 de abril de 2015, a las 12:34
Redacción. Alicante
La Unidad de Endoscopia Digestiva del Hospital General Universitario de Alicante ha incorporado el tratamiento por radiofrecuencia de esófago de Barret, una técnica pionera en la provincia que sustituye a la cirugía radical.

Recientemente, la Unidad de Endoscopia Digestiva ha tratado a dos pacientes con esófago de Barret con ablación endoscópica por radiofrecuencia que permite someter al tejido esofágico a una energía por radiofrecuencia aplicada a través de balones que se ajustan a la circunferencia del esófago de forma uniforme.

“Este técnica permite eliminar de forma homogénea el epitelio patológico del esófago de Barret, de tal forma que se reduce notablemente el riesgo futuro de presentar nuevos focos de displasia o adenocarcinoma en personas que hayan sido diagnosticadas o tratadas”, explica Casellas, responsable de la Unidad.

La técnica utiliza el calor generado por las ondas de radio para destruir de forma selectiva un tejido, erradicando el crecimiento de las células anómalas que revisten el esófago, sin necesidad de extirpar ninguna de sus partes.

El esófago de Barret es consecuencia de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en la que el reflujo ácido repetido provoca que las células que revisten el esófago sean remplazadas por un tipo de células que habitualmente se localizan en el intestino. Es por ello que un porcentaje de personas con esófago de Barret desarrolla adenocarcinoma esofágico, uno de los tipos de cáncer con mortalidad más elevada.

Hasta este momento, la única opción para reducir el riesgo de aparición de cáncer a partir de células anómalas era la cirugía radical sin embargo, la ablación por radiofrecuencia es una opción menos agresiva que permite tratar de forma precoz esta patología.