Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Alfonso Grau, un médico en la ‘Operación Taula’

Suma dos imputaciones en dos años, ya que está siendo procesado por su posible implicación en el caso Nóos

Lunes, 22 de febrero de 2016, a las 11:37
Redacción. Madrid
Alfonso Grau hace doblete. Si ya fue procesado por el caso Nóos, hecho que le costó su dimisión como vicealcalde de Valencia el pasado marzo, ahora se suma su detención en el marco de la Operación Taula contra la corrupción del PP de Valencia. Actualmente es director del Instituto Universitario de Psicología Aplicada y Ciencias de la Salud y del Instituto Universitario de Investigación “Doctora Viña Giner” en la Universidad Católica de Valencia.
 

Alfonso Grau, exvicealcalde de Valencia.

Alfonso Grau es médico cirujano de profesión y profesor de Patología Quirúrgica en la Escuela Universitaria de Enfermería hasta 2005. Es especialista en Cirugía General, Digestiva y Torácica, doctor ‘cum laude’ en Medicina por la Universidad de Valencia y ocupó el cargo de jefe clínico de Cirugía en el Hospital General de Valencia.
 
Es miembro del Partido Popular desde principios de la década de 1980 y entró en el Ayuntamiento de Valencia como segundo teniente de alcalde en 1995. Ha ocupado las concejalías de Fiestas, Presupuestos y Hacienda y Grandes Proyectos hasta que, tras las elecciones de 2011, fue nombrado vicealcade, una nueva figura que no existía en el ayuntamiento.
 
Está siendo investigado en el marco del caso Nóos por los delitos de prevaricación, tráfico de influencias, fraude a la administración y malversación de fondos públicos por las contrataciones del Instituto Nóos para las tres ediciones de Valencia Summit. Esta imputación le forzó a dimitir de su cargo de vicealcalde en marzo de 2015. Poco después fue nombrado director de los citados institutos de la Universidad Católica de Valencia, puesto que todavía sigue desempeñando.
 
Ahora Grau se enfrenta ahora a una nueva imputación en el marco de la Operación Taula que investiga un delito de blanqueo de capitales durante la pasada campaña de Rita Barberá a la Alcaldía de Valencia. Con él son ya más de 50 imputados en esta operación que investiga la corrupción en el PP valenciano. A principios de febrero se refirió a este caso con una frase en la que se refería a Rita Barberá: “Que cada uno aguante su cruz”.