Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Alfonso Alonso, un año de ministro

Hepatitis C, prescripción enfermera, vacuna de la varicela y la meningitis, atención a inmigrantes irregulares, unidades de gestión clínica, relación con los nuevos consejeros...

Jueves, 03 de diciembre de 2015, a las 13:46
David García. Madrid
Este miércoles se cumple un año desde que Alfonso Alonso se convirtió en ministro de Sanidad. Doce meses en los que la actividad en el edificio del Paseo del Prado de Madrid ha sido frenética, con muchos frentes abiertos que en algunos casos se han solucionado con éxito pero otros aún están enquistados.
 

Alfonso Alonso recoge de manos de su antecesora, Ana Mato, la cartera de Sanidad.

El vitoriano, que hasta ese momento era el portavoz ‘popular’ en el Congreso de los Diputados, llegaba al departamento con la difícil misión de resolver una crisis que con la salida de Mato apenas había comenzado: la de la hepatitis C y la llegada de medicamentos innovadores que directamente curaban la enfermedad.  
 
Con encierros de pacientes en los hospitales y manifestaciones a las puertas del Ministerio afrontaba Alonso su primer Consejo Interterritorial, apenas 40 días después de acceder al cargo, con un escenario político, de partidos, muy diferente al que se encontraría en su última reunión.
 
Esa primera cita dejó claro que había mucho trabajo por delante pero con la premisa de que los medicamentos llegarían a los afectados, eso sí, conociéndose primero cuántos pacientes habría que tratar.
 
Para resolver la cuestión, Alonso volvió a reunirse hasta dos veces en un mes con los consejeros autonómicos en sendos Interterritoriales, uno informal y otro monográfico. En este último se aprobó el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, que financiaría los medicamentos innovadores a través de dos mecanismos como el Fondo de Liquidez Autonómica y el de Facilidad Financiera, o lo que es lo mismo, ‘préstamos’ en condiciones ventajosas.
 
Se zanjaba así  en cierta medida la crisis ‘heredada’ de la hepatitis C aunque a lo largo de este año muchas comunidades han puesto en tela de juicio el sistema y han seguido pidiendo explicaciones al Ministerio.
 
Los inmigrantes ‘sin papeles’
 
El otro frente abierto que ha tenido Alonso durante su año como ministro ha sido la asistencia sanitaria a inmigrantes irregulares que él mismo anunció a finales de marzo. Su intención entonces era la de ofrecerles el acceso a Atención Primaria a través de un registro (nunca con tarjeta sanitaria igual a la del resto de ciudadanos) y con una serie de condiciones. “Homogeneizar” u “ordenar” fueron algunos de los términos que utilizó para justificar una decisión que avaló hasta el propio Rajoy pero que encontró muchas piedras en el camino.

Arriba la foto de familia del primer Interterritorial de Alonso; abajo la misma instantánea del último en el mes de julio, con los nuevos consejeros surgidos de las elecciones autonómicas de mayo.


 Después de las elecciones autonómicas, el panorama del Consejo Interterritorial cambió y mucho, y las comunidades que ‘estrenaban’ consejeros de diferente signo político se mostraron firmes en sus demandas al respecto. Tanto, que después de nueve meses no se ha logrado llegar a un acuerdo entre todas y cada una de ellas sigue aplicando las medidas que ha considerado oportunas.
 
Prescripción enfermera
 
Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería, se fundía en un abrazo con Alonso el día en el que este tomaba posesión de su cargo. Un año después, la imagen está a años luz de repetirse.
 

Alfonso Alonso es felicitado por Máximo González Jurado el día de su toma de posesión oficial.

Entonces, el nuevo ministro se encontraba sobre la mesa con un asunto que en teoría no tenía visos de complicarse. Se trataba simplemente de aprobar un Real Decreto, el de prescripción enfermera, que estaba ya prácticamente pactado. Por delante quedaba todo un año para poder sacarlo adelante ya que la promesa era hacerlo antes de las elecciones generales.
 
Tras pasar todos los trámites legales y administrativos, el texto por fin era aprobado en Consejo de Ministros, en el último antes de la disolución de las Cortes.
 
Sin embargo, su contenido no era el pactado con la profesión enfermera. Días antes, el Ministerio decidió cambiar el artículo 3 para dar así satisfacción a las demandas del colectivo médico.
 
La Mesa Enfermera declaraba así la guerra al “ministro felón” (en palabras de González Jurado) sobre el que pesa de hecho una declaración de persona ‘non grata’ y una huelga competencial de toda la profesión cuando el Real Decreto se publique en el BOE.
 
Las vacunas
 
Otro de los frentes abiertos con los que llegó Alonso al Ministerio fue el de las vacunas. Eran muchas las voces que exigían por un lado el desbloqueo de la vacuna de la varicela en edad temprana y la venta de nuevo de la de la meningitis en farmacias (solo estaba disponible como uso hospitalario).
 
En último Consejo Interterritorial, en el mes de julio, sirvió para refrendar la respuesta ante esas demandas con el acuerdo entre todas las Comunidades Autónomas.

Sin embargo, en los últimos días la herida de la vacuna contra la varicela parece que ha vuelto a abrirse. Tal y como ha publicado Redacción Médica, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios parece estar dificultando que el fármaco llegue a las farmacias, tal y como había indicado Alonso, produciéndose así una 'guerra fría' con intereses políticos por medio entre la Aemps y el Ministerio.
 
Relación con las profesiones
 
La relación de Alonso con los diferentes profesionales sanitarios ha tenido muchos altibajos en estos doce meses. Por un lado está la mencionada ruptura total que en estos momentos existe con Enfermería. Por otro, con los farmacéuticos, Alonso parece tener muy buena sintonía y de hecho ha logrado que formen parte del Foro de las Profesiones Sanitarias. En este sentido, y en relación con el sector farmacéutico, Alonso ha firmado acuerdos con Farmaindustria y ha sacado adelante la orden de precios de referencia.
 
Más complicada es la relación con los médicos, que ha pasado por momentos buenos y menos buenos. El Foro de la Profesión Médica ha amenazado con romper relaciones e incluso convocó una manifestación de médicos frente al Ministerio. La razón, según denuncian, el incumplimiento de los acuerdos firmados con su antecesora en julio de 2013 y sobre todo el desacuerdo en el redactado de dos Reales Decretos: prescripción enfermera y gestión clínica. Tras la manifestación, Alonso se reuniría con ellos y dejaba satisfechas sus demandas aunque en el caso de la gestión clínica aún no se ha cumplido la promesa de Alonso de aprobarlo antes de las elecciones.
 
Gestión clínica
 
Después de un año en el cargo, Alonso no ha podido cumplir una de las promesas adquiridas con las profesiones sanitarias: aprobar el Real Decreto de unidades de gestión clínica. Y no está claro que pueda llegar a cumplirlo a pesar de que prometió al Foro de la Profesión Médica que se tramitaría con carácter de urgencia.
 

Rubén Moreno y Alfonso Alonso durante la prsentación del Plan para el Abordaje de la Hepatitis C.

El camino de este texto no ha estado exento de dificultades, con una oposición frontal del colectivo médico a algunos de sus supuestos como quién asumiría su liderazgo o los incentivos ligados a los resultados.
 
Finalmente, el Foro de la Profesión Médica conseguiría ajustar el texto a sus demandas pero tras el visto bueno del Ministerio de Hacienda aún le queda el paso por el Consejo de Estado y su posterior aprobación en Consejo de Ministros.
 
Cargos solapados y marcha de Rubén Moreno
 
Durante este año en el cargo, Alfonso Alonso ha tenido un fiel aliado en su ‘número dos’, Rubén Moreno, que en muchas ocasiones ha sido quien ha negociado ‘cuerpo a cuerpo’ todos los asuntos de actualidad.
 
La relación entre ellos, magnífica, se ha visto interrumpida en lo profesional con la marcha del valenciano del Ministerio después de ser incluido en las listas del PP al Congreso de los Diputados. En su lugar, Alonso nombraba a Javier Castrodeza que hasta ese momento era director general de Salud Pública.
 
Antes de eso, Alonso ha tenido que dejar de lado sus obligaciones como ministro para atender a las demandas de su partido. Tras el verano, fue nombrado presidente del PP vasco y eso le acarreó críticas de la oposición, que le acusaba de dejación en sus funciones.

ENLACES RELACIONADOS

Alfonso Alonso: “Ofrezco respeto y diálogo a los profesionales de la sanidad” (03/12/2014)
 
Hacienda respaldará un techo de gasto de 727 millones para los nuevos medicamentos (26/02/2015)
 
Alonso saca del cajón la reapertura de Primaria a los inmigrantes sin papeles (31/03/2015)
 
Acuerdo de mínimos para la atención de los ‘sin papeles’ (02/09/2015)
 
Prescripción enfermera: Sanidad rompe lo pactado (23/10/2015)
 
Tramitación urgente para el RD de Gestión Clínica (04/11/2015)
 
Alonso quiere erradicar la varicela en España (28/07/2015)
 
Consenso político contra la varicela (29/07/2015)