Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:45

“Implementar espirometrías de calidad derribará los mitos de la EPOC”

El especialista afirma que la obstrucción bronquial asociada a la enfermedad es reversible

Miércoles, 22 de abril de 2015, a las 10:57
Sandra Melgarejo / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Madrid
“La implementación de la espirometría de calidad debe ayudar a reducir la carga poblacional de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y a derribar mitos”, sostiene Joan B. Soriano, investigador senior del Instituto de Investigación Sanitaria Princesa (IP), profesor asociado de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y director del Comité de Relaciones Internacionales de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). 

Joan B. Soriano.

En su conferencia ‘Desmontando mitos en la EPOC y construyendo otros: venciendo a elefantes, carreras de caballos e icebergs’, impartida en el marco del proyecto ‘Be Neumo, Be You’ –una iniciativa del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid) que pretende ahondar en la dimensión más humanista de la Medicina–, Soriano ha detallado tres falsas creencias asociadas a la EPOC.

La primera hace referencia a la expresión anglosajona “elefante en la habitación”, como metáfora de una verdad evidente que es ignorada. “El tabaco es nuestro elefante y la EPOC, a pesar de ser muy prevalente, tiene muy poca presencia en los medios de comunicación”, ha lamentado el investigador. En su opinión, la espirometría es la principal herramienta contra el tabaquismo: “Decir a los fumadores la edad pulmonar que tienen es una medida para ayudarles a dejarlo”.

Soriano asocia el mito de los caballos de carreras a la caída de la función pulmonar. “Se dice que si un caballo comienza en última posición una carrera, acabará último. Hace algunos años se pensaba que la obstrucción bronquial asociada a la EPOC era irreversible, pero ahora sabemos que no, que esta reversibilidad es casi igual a la del asma”.

Por último, “siempre se considera que solo diagnosticamos un 10 o un 15 por ciento de los casos de EPOC, al igual que solo vemos la punta de un iceberg porque el resto está por debajo del agua”, ha explicado el especialista, al tiempo que ha reivindicado la necesidad de extender el uso de la espirometría en el ámbito de la Atención Primaria para mejorar la detección de la enfermedad.