Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Martes, 18 de diciembre de 2012, a las 17:33

Redacción. Zaragoza
El Consejo de Gobierno ha aprobado un convenio de colaboración entre el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y la Asociación Colaboración Cochrane Iberoamericana (ACCib) para la elaboración y desarrollo de la Guía Práctica Clínica sobre el manejo de la enfermedad renal crónica

Luis Rosel, gerente del Instituto de Ciencias de la Salud.

El acuerdo, entre el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y el Instituto de Salud Carlos III, para el desarrollo del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud establece que el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud es responsable de la elaboración de una Guía Práctica Clínica. El motivo, el IACS tiene como objetivo la formación de los recursos humanos, el fomento de la investigación, la asesoría y cooperación así como el aumento del conocimiento sobre la salud de la población.

En este caso, el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud ha escogido a la Asociación Colaboración Cochrane Iberoamericana (ACCib) para elaborar y desarrollar conjuntamente este documento por ser una entidad especializada en la prestación de servicios en el campo de la salud para encontrar y evaluar críticamente las mejores pruebas científicas en las que fundar la toma de decisiones. Así, el Gobierno de Aragón, a través del IACS, aportará 70.090 euros para la realización de este convenio.

Por otro lado, el Consejo de Gobierno ha aprobado también un convenio de colaboración con la Administración General del Estado, a través del Instituto de Salud Carlos III, en materia de estabilización de investigadores y fomento de la investigación en profesionales sanitario. En concreto, este convenio consiste en concretar las actuaciones del Instituto de Salud Carlos III y del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud en relación con el Programa I3SNS, que consiste en fomentar acciones de investigación y dar estabilidad tanto a investigadores como a sanitarios que destinan parte de su tiempo profesional a investigar.

Así, el Instituto de Salud Carlos IIII aportará 120.000 euros que irán destinados a investigación y el Gobierno de Aragón, por su parte, proporcionará el espacio físico así como las infraestructuras científicas, tecnológicas y de gestión que sean necesarias para la mejor consecución de los fines científicos del investigador.