16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

“En Francia hasta la lejía se llama MIR, lo veo por todas partes”

Alexis Maisonneuve, de 23 años, acaba de terminar quinto de carrera

“En Francia hasta la lejía se llama MIR, lo veo por todas partes”
Alexis Maisonneuve, de 23 años, estudia Medicina
Esther Ortega
Comparte este artículo
Sábado, 30 de junio de 2018, a las 20:00
Alexis Maisonneuve, de 23 años, no puede quitarse de la cabeza el examen que le cambiará la vida. Incluso cuando pasea por las bohemias calles del país vecino. "En un año estaré, sin duda, preparando el MIR. No te puedes abstraer ni un solo minuto. Ahora estoy en Francia y la lejía más famosa se llama MIR, lo veo por todos los sitios", bromea el futuro especialista, que acaba de terminar quinto de Medicina en la Universidad Jaume I (UJI) de Castellón.

El joven decició apostar por Medicina por las perspectivas laborales y la "nobleza" de la profesión. Se decantó por la UJI por su cercanía y método de estudio: "Me habían hablado bien de la universidad, era un sistema nuevo en la que ellos quieren diferenciarse de otras universidades apostando por una gran cantidad de prácticas y por un sistema docente pensado por aparatos: Digestivo, Cardio…es un punto de vista interesante”.

DISECCIONES Y LABORATORIO
 
Para suerte de Alexis, la universidad no le defraudó durante el primer curso, aunque reconoce un esfuerzo para sacar adelante todo el "volumen de trabajo" que exige Medicina. "Primero lo tienen muy bien organizado, y es el único año en el que tienes un profesor por asignatura", relata el joven, que añade: " En la UJI tenemos un poco un problema con los profesores porque la mayoría son asociados,  médicos clínicos que están por la mañana en el hospital y te dan clase por la tarde".
 
Otro de los puntos a favor de la UJI para Alexis es la gran cantidad de prácticas desde el comienzo de la carrera:  "Las de los dos primeros años son más en la sala de disecciones y laboratorio, no son muy clínicas pero tienes muchísimas. En segundo, vamos a un centro de salud, un mes en total, y así tienes un primer contacto".

En tercero, los estudiantes -unos 70 por curso- ya empiezan a rotar por los hospitales, "con Patología General y alguna que otra asignatura más". "En la UJI se han esforzado en que hagamos bastantes prácticas. Al final te puedse sobrecargar un poco por el hecho de que estás de 8 a 1 en el hospital y luego de 3 a 7 a clase. Está muy bien tener gran variedad de prácticas pero también te consume mucho tiempo y, al final, la gente va menos a clase", lamenta  el joven, quien también advierte de la falta de tiempo real para preparar los exmámenes: "Cuando estás ocupado casi completamente de 8 a 7, el tiempo para estudiar hay que sacarlo de cualquier sitio. Aunque todo depende de la época también, cuando no hay prácticas tienes más tiempo".

ROTACIONES
 

Alexis se preparará el MIR en Valencia

Para el estudiante, "cuarto y quinto, sin duda, son los años más duros y también los más interesantes porque se entra en en materia química y se empieza a ver aparato por aparato: "Las prácticas son ya completamente en hospital y las disfrutas más" explica Alexis, que ya ha pasado por el Hospital General de Castellón, el Hospital de la Plana y en el Provincial: “La rotación de Neuro y Oftalmología están muy bien organizadas y protocolizadas. Dermatología también, son cosas más visuales que te ayudan mucho de cara al examen", razona.
 
Sin embargo, las evaluaciones del úlimo curso, le han resultado, más complicadas. "El segundo semestre de quinto está estructurad  en torno a parciales, cuando hasta ahora era con finales", explica el futuro médico, que lo ilustra así: "Ahora tienes exámenes prácticamente cada 15 días. Por ejemplo, en Pediatría, te piden un 7 para aprobar los parciales. Y con prácticas, exámenes y un material enorme a estudiar cada dos semanas, se hace bastante duro este semestre en comparación con los otros", lamenta Alexis, confiado en que las notas que le darán en breves no bajarán de un "buen notable". 

Si pudiera cambiar algo de su facultad, sería que la "universidad concentrase prácticas y clases por la mañana, aunque sea complicado": " Y así tener las tardes para poder estudiar.  Las prácticas también podrían estar más protocolizadas a nivel de competencias a adquirir y cómo evaluarlas".
 

A POR EL MIR
 
Consciente de que el último curso será todo un reto, Alexis lo encara con entereza. "Todo el mundo me dice que sexto es el mejor año de la vida de un futuro médico, así que lo afronto con ganas e ilusión por poder ver la parte más práctica de  la Medicina. Cuando estás solo 4 ó 5 días no te puedes hacer una visión global de la especialidad, y espero poder hacerla este año", afirma confiado el joven, quien ya se apuntado a la academia para prepararse el examen de médico interno residente: "Por suerte, es la misma a la que se han apuntado mis amigos, así que me la prepararé con ellos en Valencia".