13 dic 2018 | Actualizado: 22:10
La Revista

¿Por qué no puede una mujer presidir a los médicos españoles?

Pese a dominar en número la profesión, su 'desembarco' en la OMC es claramente minoritario

Sede de la Organización Médica Colegial (OMC) en Madrid.
¿Por qué no puede una mujer presidir a los médicos españoles?
sáb 17 septiembre 2016. 20.00H
Laura Díez
En los últimos años se está produciendo lo que se ha dado a conocer como “feminización” de la sanidad. El número de mujeres en las facultades de Medicina es claramente superior, algo que se traslada también a otros ámbitos profesionales… salvo a los cargos de responsabilidad. En estos sigue imponiéndose la presencia masculina, ya sea por dificultades de las mujeres a la hora de acceder a ellos o por la propia renuncia voluntaria.

Actualmente el 70% de los médicos menores de 40 años son mujeres. Sin embargo, el acceso a las cúpulas de las organizaciones no es el único ejemplo en el que se quedan rezagadas: también ocurre con los jefes de servicio, con las gerencias de los hospitales, con las consejerías de las comunidades autónomas, etc.

Este es también el caso de la institución que rige la profesión médica en España, ya que la Organización Médica Colegial (OMC), donde las figuras femeninas son excepciones dentro de una dirección eminentemente masculina. Dicha realidad tiene la oportunidad de dar un primer paso hacia el cambio el próximo 29 de octubre con la celebración de elecciones para elegir vicepresidente segundo, puesto de nueva creación y que se complementaría con el actual vicepresidente, Serafín Romero. La lista oficial de aspirantes se conocerá el 29 de septiembre pero, tal y como ha podido comprobar LA REVISTA de Redacción Médica, las posibilidades de ver alguna mujer en ella son pocas. Muy pocas.

Uno de los puntos importantes en la elección de este nuevo cargo es el conocimiento que el resto de componentes del Consejo General tenga de ellos. En ese sentido, toman ventaja los vocales nacionales de la propia OMC, los presidentes de colegios autonómicos y una serie de figuras concretas con relevancia nacional. Entre todos ellos, este medio se ha puesto en contactos con varios protagonistas de este proceso para trasladarles la misma pregunta: ¿puede una mujer liderar a los médicos españoles?

Isabel Montoya, presidenta del Colegio de Médicos de Murcia.

La respuesta teórica evidente es sí. “La mujer tiene que estar ahí si realmente responde a ese perfil buscado, pero no por el mero hecho de ser mujer”, explica Isabel Montoya, presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Murcia y una de las presidentas de colegio a nivel nacional. Su nombre se encuentra entre las opciones barajables para aspirar a la Vicepresidencia Segunda de la OMC, pero afirma que nunca se ha propugnado para el puesto, ya que “hay mucho trabajo por hacer aquí en Murcia”.

Montoya, junto a Mercedes Hurtado (presidenta de los médicos valencianos) y Concepción Ferrer (presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Zaragoza) son junto a Inmaculada Martínez en La Rioja las únicas figuras femeninas en el conjunto de presidentes a nivel nacional. Se sumaría, además, la vocalía de médicos en formación en la asamblea de la OMC, liderada por Mónica Terán.

“Ni siquiera se presentan”

“En las juntas directivas poco a poco se va incrementando el número de mujeres, pero es cierto que sorprende no sólo que no haya representación femenina en la cúpula del Consejo, sino que no la haya en las presidencias de los consejos autonómicos. Es que ni siquiera se presentan, y son pocas las que se han presentado que no hayan ganado. Por supuesto que sería deseable que una mujer presidiera a los médicos”, afirma a este diario Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC.

Juan Manuel Garrote, secretario general de la OMC.

Desde su punto de vista, algo debe de haber que no resulte atractivo a las mujeres. “Yo estoy convencido de que las mujeres si quisieran, y son mayoría, saldrían votadas. Algo debe tener de desencanto el puesto para que no quieran acceder. También hay que tener en cuenta que esto es un doble trabajo. La inmensa mayoría de quien trabaja en los consejos generales tienen su trabajo en la empresa que les paga y luego dedican el tiempo que pueden dedicarle a las juntas directivas, eso puede ser también un hándicap. Lo que sí es cierto es que según las estructuras de los colegios, votan todos los colegiados. No votan todos al Consejo General pero sí a los presidentes de los colegios. Por qué no hay más presidentas habrá que preguntárselo a las médicas de España”, añadía Garrote.

Un intento frustrado

En los últimos años sí que ha habido algún intento por dar un giro a la situación y lograr la entrada en la cúpula de la OMC. Es el caso de Rosa Pérez,que estuvo siete años al frente del Colegio de Médicos de Lleida, renovando su presidencia en las elecciones de octubre de 2011. En 2014 Pérez fue candidata a la Secretaría General, un cargo que terminaría ostentando Juan Manuel Garrote tras ganar las elecciones por un solo voto -31 para él por 30 para la candidatura de Pérez-. Pérez representaba entonces la corriente “renovadora” que tenía apoyos de buena parte de las presidencias provinciales presentes en la Asamblea de la OMC.
pioneras en un mundo de hombres
El gran salto a la OMC aún está por dar, pero los primeros pasos para equiparar la presencia de hombres y mujeres en cargos de responsabilidad dentro del ámbito sanitario ya se han dado. De ello se han encargado figuras que quedarán en la historia como las grandes pioneras de la sanidad española. En ese perfil encaja perfectamente Juliana Fariña, que en junio del año 2000 se convirtió en la primera mujer presidenta de un colegio provincial de médicos, concretamente el de Madrid. Al suyo habría que sumar otros nombres como el de Pilar Garrido, que en junio de 2015 asumió la Presidencia del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud, o Cheryl Terés, primera presidenta del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM). Otras instituciones, entre las que se encuentran la Federación de Asociaciones Científicos Médicas Españolas (Facme) o la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) siguen esperando la llegada de su primera mandataria.

Pero, ¿por qué?

Una de las explicaciones que podrían aceptarse para esta escasa presencia femenina en los altos cargos de la profesión, según el secretario general de la OMC, podría estar en que las actuales presidentas de colegios ya tienen una alta responsabilidad, como bien señalaba Montoya. “Ser presidenta de un colegio como el de Valencia que tiene 12.000 colegiados, el de Murcia con unos 5.500 o el de Zaragoza, con más de 6.000, ya es una responsabilidad muy importante con gran carga de trabajo. El añadido es que hay que desplazarse con muchísima frecuencia a Madrid, los horarios son extensos, y el plus está además del trabajo y la dedicación, en el desplazamiento”, comentaba Garrote.

Pilar De Lucas, presidenta de la Comisión Nacional de Neumología.

Entre las consultadas pese a no ser presidentas de colegios, también se han querido mantener lejos de toda elucubración sobre sus nombres tanto Pilar de Lucas, presidenta de la Comisión Nacional de Neumología, como Mónica Lalanda, médico de Urgencias con importante repercusión en las redes –cuenta con más de 7.000 seguidores de su perfil en Twitter-, dos de los nombres quepodrían optar a la vicepresidencia segunda de la OMC. Otro de ellos sería el de María Teresa Fortún, expresidenta del Colegio de Médicos de Navarra que dimitió en noviembre de 2015.

De momento nada parece cambiar en la cúpula organizativa del Consejo General pese a la creación de los nuevos cargos, algo que refleja la situación descompensada que a día de hoy padecen las mujeres respecto a sus homólogos masculinos. En la propia profesión, la brecha salarial entre hombres y mujeres es de un 80 por ciento en el caso de los médicos y cirujanos, según revelaba recientemente la revista Forbes.

Pese a estos datos, la presencia femenina sigue siendo superior a la masculina, y existen informes que señalan que esta mayoritaria presencia de mujeres irá transformando la profesión y los sistemas sanitarios, orientándolos más al paciente. En poco más de un mes se sabrá además si a nivel organizativo se pierde esta oportunidad para que una mujer entre en la cúpula de la profesión en España.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.