La Revista

Desde los centros preparan un menú especial de fin de año para los enfermos y, a veces, para los trabajadores

En las cocinas de un hospital en Nochevieja: "La cena es una vía de escape"
Cocina del Hospital Universitario Virgen Macarena.


31 dic 2022. 13.20H
SE LEE EN 4 minutos
Estar ingresado es una situación complicada y, en muchas ocasiones, triste. Esto se ve agravado si ocurre durante fechas señaladas, como es la Navidad. Los hospitales españoles suelen preparar unos menús especiales para acercar la festividad a los enfermos. En algunos centros se ofrecen también para los empleados que comenzarán el año trabajando. Jorge Martín Gómez, jefe de cocina del Hospital Universitario de La Paz, explica lo que aporta estas comidas diferentes: “Al ser un día señalado te afecta un poco más, nadie está en el hospital por gusto. La comida puede ser una vía de escape durante unos minutos para tener un puntito de alegría”.

En el centro hospitalario en el que trabajan, esta Nochevieja se van a repartir entre 1.000 y 1.200 cenas especiales para pacientes y trabajadores. Este año consistirá en una crema de ave de primero, un entrecot de ternera a la plancha y patatas como segundo y una piña en su jugo como postre. Aparte, explica, estarían las uvas que se reparten para todo aquel que quiera continuar con la tradición de las campanadas.

Estos menús cuentan con variaciones en función del tipo de dieta que tenga que seguir el paciente y en función del rango de edad, pues los niños tienen una cena un tanto diferente. Este hospital, además, tiene la “particularidad” de que ofrece este menú para ambos padres de aquellos niños que estén ingresados.


Menús solo para pacientes


Abraham Romero Gómez es el responsable de Alimentación del Hospital Universitario Virgen Macarena y  del San Lázaro, en Sevilla. Su servicio es el encargado de proponer los platos que van a salir diariamente. Ahora, en estas fechas, estas comidas son un poco diferentes. “El Servicio de Alimentación propone unos platos y Nutrición y Dietética los revisa a nivel nutricional y a nivel patología para poder vincularlo a las diferentes dietas”, detalla.

“Nosotros tenemos tres troncales. Hacemos una dieta normal, luego una patológica o blanda y después el menú de los niños. Son variantes dentro del menú principal”, explica María José Lora, dietista de estos centros y que ha revisado el diseño de las cenas de este fin de año. Dietética y Alimentación suelen trabajar de manera conjunta, además de con Bromatología, que es desde donde se encargan de revisar las materias primas y desde donde supervisan los sistemas de calidad, plantas de control…, según explica Romero Gómez. En estos centros los menús, que calculan que serán unos 650 entre todos, están destinados exclusivamente a los enfermos y a los familiares que estén autorizados. A los trabajadores se les entrega una bolsa de surtidos de mantecados y las 12 uvas.


Cenas diferentes para los trabajadores


Pero también hay modelos híbridos entre los centros que ofrecen esta cena solo para pacientes y aquellos que ofrecen para todos. Las cocinas del Hospital madrileño Puerta del Hierro preparan esta Nochevieja o un menú para personas ingresadas y otro diferente para los profesionales de guardia, además de la cena infantil, sumando unos 500 bandejas aproximadamente. Para los enfermos, como en los otros centros, existen variaciones en función de la patología y este año, por primera vez, han incluido un mensaje de felicitación y un deseo de pronta recuperación junto con los platos. 

Miguel Ángel Herrera, subdirector de Servicios Generales del centro hospitalario, explica que por ser una ocasión especial, estos menús “se unifican bastante”. “Dado que es un día especial, en algunos casos se permite alguna cosa que a lo mejor habitualmente no se haría. Pero por eso de estar aquí en Nochevieja, que ya es bastante malo, para que al menos sea un momento placentero a lo largo del día”, desarrolla.

Para los trabajadores ofrecen un par de propuestas a elegir y estos platos no están revisados, como los otros, por dietistas. Los niños, por su parte, tienen este menú, aunque si este no les gusta, pueden contar con la carta habitual en la que se ofrece siete primeros, siete segundos y siete postres. Esto mismo ocurre para los enfermos de larga estancia. “Aunque muchos escogerán el menú especial, también tenemos una carta para estos pacientes que en algunos casos tienen los gustos alterados por la medicación”, detalla Herrera.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.