20 nov 2018 | Actualizado: 12:30
La Revista

Así trata Hacienda a médicos y enfermeros que tienen varios pagadores

La Asociación de Asesores Fiscales explica las consecuencias de tener distintos contratos

Hay que ver los límites que determinan la obligación de declarar el IRPF.
Así trata Hacienda a médicos y enfermeros que tienen varios pagadores
jue 01 noviembre 2018. 13.00H
María García
Sea por incrementar los ingresos, por ampliar la carrera profesional o por las precarias condiciones laborales a las que avocan la eventualidad, lo cierto es que hay un gran número de médicos y enfermeros que deciden compatibilizar distintos empleos. Así que cuentan con distintos pagadores. Para saber cómo afecta esta situación al bolsillo, Redacción Médica ha hablado con la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf).

“Tener uno o varios pagadores afecta a los límites que determinan la obligación de declarar el IRPF. Cuando se tiene un solo pagador, no tienen obligación de presentar la declaración de la renta los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, con el límite de 22.000 euros anuales”, asegura Carlos Romero Plaza, miembro de la asociación y abogado socio director de Arttax Abogados.

Si se tiene más de un pagador –prosigue Romero Plaza- el límite para determinar obligación de realizar la declaración de la renta baja a 14.000 euros (procedentes exclusivamente de rendimientos del trabajo). “No obstante, el límite para presentar la declaración se mantiene en 22.000 euros si la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, no supera en su conjunto los 1.500 euros anuales”, matiza.

"A nivel fiscal, no hay mucho que podamos hacer"


“Realmente, el bolsillo no se ve perjudicado por tener más de un pagador. Ahora bien, lo que ocurre es que los contribuyentes tienen obligación de presentar la declaración de la renta con un límite inferior”, asegura.

Y pone el ejemplo de la persona que tiene dos pagadores y cuyo importe de los rendimientos del trabajo percibidos por ambos asciende a 20.000 euros. En dicho caso, tendría la obligación de presentar la renta, salga ‘a ingresar’ o ‘a devolver’.

“En cambio, si los rendimientos del trabajo por importe de 20.000 euros los has percibido de un solo pagador, no tienes obligación de declarar, por lo que si te sale a pagar, puedes decidir no presentar la renta”, explica.

A nivel fiscal, no hay mucho que podamos hacer, la norma lo estipula claro y frente a esos límites poco podemos hacer. Si prevemos que vamos a tener más de un pagador, podemos avisar a la empresa para que nos suba la retención y así, no tener que ingresar una cantidad importante de dinero con la declaración del IRPF”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.