Así es el ECMO, la máquina que 'resucita' personas y órganos

Esta técnica podría aumentar un 10% número de corazones donados

Manuel Gómez Bueno y Francisco Hernández.
Así es el ECMO, la máquina que 'resucita' personas y órganos
vie 21 febrero 2020. 16.20H
Varios hitos, casi milagros médicos, han aparecido ligados al nombre de una máquina con un nombre impronunciable en castellano pero cuyas siglas se harán cada vez más familiares: ECMO. Esta tecnología se está utilizando para resucitar órganos y personas. El último hito que se ha llevado a cabo ha sido la donación en asistolia de un corazón, procedente de un paciente fallecido por parada cardiorrespiratoria. Era la primera vez que se llevaba a cabo esta técnica en España, y la proeza ha tenido lugar en el Hospital Universitario Puerta de Hierro. El ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea, traducido del inglés) lo ha hecho posible y aún más, podría aumentar el número de corazones donados en nuestro país en un 10 por ciento.

"El ECMO es un dispositivo de soporte circulatorio y respiratorio que consiste en una bomba centrífuga externa y lleva asociado una membrana de intercambiador de gases", explica Manuel Gómez Bueno, cardiólogo de la Unidad de Trasplante Cardiaco del Hospital Universitario Puerta de Hierro.

Francisco Hernández, de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca Avanzada y Trasplante en el mismo centro, añade que "el sistema está formado por unas cánulas que están conectadas a las arterias o las venas" que extraen la sangre "gracias a la presión negativa que genera la bomba centrífuga" y tras pasar por la membrana de oxigenación "la devuelve o bien al territorio arterial o bien al territorio venoso dependiendo de las necesidades de ese momento". Una consola completa el sistema suministrando la electricidad al conjunto. "Lo que hace es regular el funcionamiento de las revoluciones y dar datos hemodinámicos y gasométricos del paciente y del sistema", detalla.

Imagen de un ECMO en el Hospital Puerta de Hierro.

En todo caso se trata de una técnica bastante antigua que, sin embargo, está experimentando un nuevo resurgir y ampliando sus posibilidades de uso. "El ECMO se empezó a utilizar hace más de 40 años. Los primeros casos fueron de fallo respiratorio y esta máquina permitía que el paciente tuviera la oxigenación suficiente incuso para salir adelante", comenta Hernández. "La técnica cayó en desuso durante muchos años y ha sido en la década del 2000-2010 cuando ha tenido un repunte muy claro. Ahora mismo es una técnica en auge que a nivel mundial se está utilizando exponencialmente", detalla. El último uso que se ha dado este dispositivo es la donación en asistolia, "un uso más marginal pero que va a cobrar más relevancia en los próximos tiempos".

"Hasta hace pocos años los órganos, cuando había una parada cardiaca no servían para ser utilizados para la donación. Pero desde que tenemos estos sistemas de soporte externo circulatorio artificial, los pacientes que sufren una parada cardiaca, ya sea controlada o espontánea se puede poner este dispositivo para 'resucitar' o recuperar esos órganos, para que vuelvan a funcionar", explica Gómez Bueno.

"No sabemos todavía cuánto va a dar de sí esta técnica de cara a la donación de corazones en asistolia, pero estimamos que entre un 5 y un 10 por ciento se podría aumentar el pull de corazones donados en España, que vienen a ser unos 300 al año, por lo que quizá se pueda aumentar en torno a unos 10 o 15 corazones al año, que aunque parezca un número no muy grande es un adelanto para muchos pacientes", señala Hernández.

Ambos cardiólogos coinciden en que su uso se está ampliando a medida que la innovación tecnológica ha permitido reducir su tamaño y simplificar su manejo. No obstante, Gómez Bueno explica que en su implantación intervienen "o bien cirujanos cardiacos o bien cardiólogos intervencionistas en salas de hemodinámica". Además generalmente "se suelen necesitar enfermeras perfusionistas que son las que suelen controlar todo este tipo de sistema además de médicos especialistas en cuidados críticos".

No obstante Gómez Bueno matiza que "se han simplificado tanto que en algunos casos se están implantando en las UCI en la cabecera de la cama del paciente sin necesidad de un quirófano o de una sala preparada especialmente", por lo que el dispositivo cuenta con posibilidades renovadas.

El 'boom' de estos dispositivos comenzó de nuevo hace unos 10 años, cuando se empezó a utilizar en pacientes con la gripe A y en casos de distrés respiratorio. En los últimos años el ECMO goza de una 'salud renovada' y se puede encontrar "en todos los hospitales que tienen programas de trasplante de corazón, de pulmón e incluso en cualquier hospital que tiene un programa de cirugía cardiaca, incluso unidades que atienden pacientes en shock cardiogénico", explica Gómez Bueno.

Así, aunque no hay un registro oficial, ambos calculan que al año se ponen "cerca de 300 o 400 ECMOS en España, tanto circulatorios como respiratorios". "Creemos que las utilidades y las indicaciones de ECMO cada vez se van a ampliar más y cada vez se van a utilizar más para todos esos casos donde necesites perfundir sangre oxigenada a un organismo".


El 'milagro' del Vall D'Hebron


El pasado mes de diciembre se llevó a cabo un hito médico en el Hospital Vall D'Hebron gracias a un ECMO y la hipotermia. Tras 6 horas en parada cardiaca, una mujer 'resucitó' al perfundir y oxigenar su organismo a través de la oxigenación extracorpórea. "Contra todo pronóstico su corazón volvió a latir con normalidad y su cerebro no sufrió daño alguno", comenta Hernández. "Desde luego es un caso muy llamativo, prácticamente único en el mundo, donde el ECMO ha permitido sacar adelante a una paciente que a priori estaba muerta a todos los efectos", comenta el especialista.

Pero más allá de estos casos únicos, lo que está claro es las múltiples posibilidades que ofrecen estos dispositivos. "El principal uso va a seguir siendo el recuperar o el asistir a los pacientes con compromiso circulatorio o respiratorio grave, shock cardiogénico, pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio y están en una situación de grave compromiso. Pero con el paso del tiempo  hemos visto que tiene muchas más utilidades, la parada carriorrespiratoria, la parada circulatoria incluso en la calle…", detalla Gómez Bueno. La recuperación de órganos y de corazones en asistolia ha sido otro hito más. Habrá que esperar para ver el siguiente.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

TAGS