21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:00

La primera enfermera española que llega a la luna

Rosa María Alberdi es la primera profesional distinguida con el título de doctora honoris causa

La primera enfermera española que llega a la luna
Cristina De Pedro
Comparte este artículo
Sábado, 10 de septiembre de 2016, a las 20:00
A la hora de determinar el significado de la palabra ‘pionero’, la Real Academia Española (RAE) utiliza entre sus acepciones “persona que da los primeros pasos en alguna actividad humana”. Dicha acepción encaja perfectamente para definir a Rosa María Alberdi, que ha conseguido traspasar una frontera nunca antes rebasada en el ámbito de la Enfermería española al convertirse en la primera a la que se otorga un título de doctora honoris causa. Lo ha conseguido, y para ella es un orgullo ver reconocida de esta manera toda una vida dedicada a la Enfermería.

Su aportación va más allá del hospital o las consultas. Docencia, política e investigación han ocupado gran parte de la vida de esta ‘enfermera todoterreno’. Hoy Baleares saca pecho por ver a una ilustre vecina ocupar las páginas de los periódicos, pero también lo hace Andalucía, donde Alberdi ocupó diversos cargos en la Consejería de Salud.  Y Cataluña no iba a ser menos, porque esta referente de la Enfermería nació en Barcelona hace 65 años.

Alberdi es toda una eminencia entre sus alumnos de la Universidad de las Islas Baleares (UIB).  Profesora titular de Ética y Administración de Servicios durante 16 años, desde su atril se siente realizada porque no concibe la profesión sin la enseñanza. “La Enfermería, como disciplina y sobre todo por los valores que la sustentan y que están en la base de mi manera de ver el mundo, está presente en la docencia. No puede desligarse de ella”, ha contado a LA REVISTA de Redacción Médica. De hecho, antes de desembocar en las aulas de las islas, ha deleitado a otros ‘pupilos’ en escuelas de Enfermería de Madrid, Barcelona y Sevilla.

Rosa María Alberdi.

Tampoco puede prescindir de la política. Se siente muy ‘cómoda’, entre comillas, porque para ella es un trabajo especialmente duro, por la responsabilidad que conlleva. No puede prescindir de ninguna de estas vertientes, y es precisamente esta labor multidisciplinar la que le ha hecho merecedora de este reconocimiento académico. “Me siento profundamente reconocida en relación a mi trayectoria”, ha confesado. “Se está valorando el trabajo de toda una generación de enfermeras que han contribuido durante más de 40 años a avanzar en la profesión, dando todos los pasos que han llevado al colectivo enfermero a este momento de desarrollo”.  Y lo celebró a lo grande durante varios días con amigos, familia, compañeros…

Una de sus principales aportaciones a la hora de impulsar el nivel universitario en los estudios de Enfermería en nuestro país ha sido su implicación directa al desarrollo profesional académico del Asistente Técnico Sanitario (ATS). “Tuve la oportunidad de participar en los principales acontecimientos en el camino recorrido por las enfermeras españolas desde una profesión técnica, la de ATS, que no estaba en la universidad, a otra con un desarrollo académico igual al del resto de profesiones sanitarias”. Alberdi ha dejado su huella en el diseño de planes de estudios, el curso de nivelación de ATS, el establecimiento de las especialidades, másteres y doctorados... “Ahora, los enfermeros están preparadas para asumir un importantísimo abanico de responsabilidades en relación a la promoción de la salud de las personas, a su cuidado cuando están enfermas y también a la planificación de las políticas sanitarias y a su gestión”. Y es que todo esto no habría sido posible sin ese salto a la universidad de lo que comenzó siendo un oficio.

SOBRADOS MÉRITOS
Alberdi es diplomada en Enfermería y licenciada en Psicología. Durante nueve años se dedicó activamente a la política, pero sin abandonar la tarea docente. Ha ocupado diversos cargos en la Consejería de Salud andaluza y balear, trabajando en la primera como asesora y presidiendo la Comisión de Salud del Parlamento las islas. A ello hay que sumar su labor como asesora en el Ministerio de Sanidad y su labor como diputada por el PSIB-PSOE, donde ejerció también como secretaria de organización. En 2013 fue nombrada Académica de Honor por la Academia de Ciencias de la Enfermería de Vizcaya.  Su labor de investigación también ha pesado para que la Universidad de Murcia se decantara sobre su candidatura. Y es que Alberdi es autora de numerosas publicaciones, la mayoría de ellas centradas el desarrollo de la profesión enfermera, la ética del cuidado, el género y la competencia política profesional.

Decreto sin explicación

Alberdi se niega en rotundo a aceptar el decreto de prescripción enfermera aprobado finalmente por el Gobierno de Mariano Rajoy, al que califica de “fraude”. Partidaria de pensar que para todo hay vuelta atrás, no es capaz de encontrar una explicación a esta norma, que “dificulta el trabajo de los enfermeros y limita el derecho  de las personas a recibir cuidados”. Cree esta enfermera que su derogación es condición sine qua non para el avance de la profesión, pero además asegura se debe hacer una revisión de posibles mejoras desde la política, la docencia y la gestión. “Y si estas estrategias, programas y acciones derivan en otorgar mayores responsabilidades a los enfermeros, hay que aceptarlo sin dudarlo, sin dejarse llevar por perjuicios o presiones ilegítimas”.

Durante su participación en el VI Congreso Nacional de Enfermería de Atención Primaria.

En el caso concreto de Baleares, Alberdi está satisfecha porque, asegura, se está avanzando en esta línea. Sin embargo, apunta dos medidas urgentes que se deben acometer: promover el reconocimiento por parte del Ib-Salut de las plazas de enfermeras especialistas y corregir el déficit de enfermeros. Y es que en la Unión Europea, la proporción de enfermeras es de 8,4 profesionales por cada 1.000 habitantes, en España se sitúa en un 5,1 y en el caso de Baleares desciende hasta el 4,9. “Esta situación redunda en sobrecarga de trabajo, estrés y ‘burnout’”, denuncia la doctora honoris causa. Más allá de depositar su confianza en la presidenta del Gobierno de Baleares, Francina Armengol, de la que asegura tiene una “demostrada sensibilidad” para el abordaje de estos problemas, considera que deben ser los propios enfermeros los que se recuerden a sí mismos “que su obligación fundamental es precisamente la defensa del derecho a la salud”.

Esta enamorada de la Enfermería ha tenido el honor de ser la primera española distinguida como doctora honoris causa. Sirva su esfuerzo y dedicación como ejemplo para todos los profesionales  que se dedican a esta actividad.

la gestión clínica en el futuro
La asunción de nuevos retos ha sido una constante a lo largo de la carrera de Alberdi. Pues bien, el que se le presenta ahora es mayúsculo. Y es que la primera enfemera 'honoris causa' se encargará a partir del próximo 12 de septiembre de impartir la asignatura de Gestión Clínica en la nueva facultad de Medicina de la Universidad de Baleares.

Su participación en el centro insular, sin embargo, no es nueva. Y es que, desde hace años,  también se ha venido desempeñando como profesora en la facultad de Enfermería. En su nueva etapa docente, no estará sola. Desde la facultad de Medicina aclaran que contará con el apoyo del profesor Juan Arnaldo Bennaser Raimondi.