30 de mayo de 2017 | Actualizado: Lunes a las 23:10
Autonomías > C. Valenciana

Sanidad retira el transporte a jóvenes con parálisis cerebral

El argumento de la Consejería es que este servicio estaba repercutiendo en la asistencia de centros sanitarios

Cuatro jóvenes se han visto afectados por esta decisión del departamento de Sanidad.
Sanidad retira el transporte a jóvenes con parálisis cerebral
Redacción
Martes, 11 de abril de 2017, a las 17:30
La Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana ha dejado de ofrecer en Benidorm el servicio de transporte a las personas con discapacidad como venía haciendo hasta el momento. En concreto, hay cuatro jóvenes afectados con parálisis cerebral y una discapacidad de entre el 75 y el 89 por ciento cuyas familias están asumiendo los traslados a los centros donde reciben terapia en Alicante. En uno de los casos, la joven ha dejado de acudir desde la semana pasada por no poder realizar los cuatro trayectos diarios.

Se trata de los centros Infanta Elena y San Rafael de Alicante y ambos han confirmado a Redacción Médica que se trata de centros gestionados por asociaciones sin ánimo de lucro. Sin embargo, la Consejería argumenta que según el RD 1030/2006 de 15 de septiembre, la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud cubre la prestación de transporte sanitario de las personas enfermas o accidentadas “cuando reciban asistencia sanitaria del Sistema Nacional de Salud, en centros propios o concertados”, según recoge el Diario Información.

La Administración considera que el traslado de estas personas con discapacidad “estaba repercutiendo en la asistencia, pues nos impedía realizar nuestra labor con normalidad”. Desde Sanidad explican que las ambulancias destinadas a la Marina Baixa son 11 para el traslado de 190.000 personas enfermas o pacientes atendidos en centros sanitarios.

En este sentido, la justificación administrativa está mermando la calidad asistencial de estas personas cuyas familias no pueden asumir el transporte diario a los centros. Por su parte, la Consejería considera que se trata de un “problema al que hay que dar solución desde otro ámbito distinto al sanitario”, aunque acaba de aprobar el marco regulador de los conciertos con entidades sin ánimo de lucro.