Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Autonomías > C. Valenciana

Sanidad investigará la sospecha de fraude en la OPE de Anestesiología

CESM, sobre aviso al detectar que hay una gran diferencia de puntuación entre primer y segundo puesto

Justo Herrera, director de Recursos Humanos de la Consejería de Sanidad valenciana.
Sanidad investigará la sospecha de fraude en la OPE de Anestesiología
Redacción
Viernes, 27 de abril de 2018, a las 18:15
La rama del sindicato CESM en Comunidad Valenciana ha advertido de varios detalles en el concurso-oposición de Anestesiología de 2016, cuando se convocaron 20 plazas, que les han hecho sospechar se un posible fraude. Fuentes del Ejecutivo autonómico ya han señalado que la consejería de Sanidad investigará la prueba.

Primero, señalan las bajas puntuaciones obtenidas por los participantes, con una media de 27,92 sobre 100. Consideran que la dificultad del examen fue alta debido “al cortísimo periodo de 48 horas de que dispuso el tribunal, tras la dimisión de su presidente, para elaborar 100 preguntas nuevas, tras ser anuladas las previstas inicialmente” al haber habido sospechas de filtración.


Un aspirante obtuvo 93 puntos por 59 del siguiente


“No obstante, destaca un patrón de respuestas anormal, una alta desviación por exceso, de elevada improbabilidad en una prueba de estas características”, apunta CESM. Un participante obtuvo 93 puntos, mientras que el segundo tiene 59,38. La mayoría de las calificaciones se encuentran agrupadas “en una franja bastante estrecha, con ligeras desviaciones poco significativas”. Esto indica “un indicio muy fuerte de irregularidad con presuntas responsabilidades penales”.

CESM confía en que “tanto los responsables sanitarios como las instancias judiciales eviten un bloqueo en la resolución de este proceso selectivo y actúen de un modo lo más ágil y rápido posible. En ningún caso este problema debe afectar a los concursos de traslado ni a las OPE futuras, que deben ser programadas del modo habitual”.

“Esperamos de la Administración, como ha ocurrido en Castilla-La Mancha, una colaboración estrecha con la Justicia y con nuestra organización con el fin de eliminar de toda sospecha el futuro del nuevo modelo de oposición, que deseamos basado en el anonimato y la igualdad de oportunidades”.