16 dic 2018 | Actualizado: 12:40

Puig quiere que el valenciano no sea requisito para trabajar en sanidad

Afirma que en la Comunidad Valenciana "no hay ningún conflicto lingüístico ni lo tiene que haber"

Ximo Puig.
Puig quiere que el valenciano no sea requisito para trabajar en sanidad
jue 25 octubre 2018. 10.25H
Redacción
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha defendido que el requisito lingüístico exigido a los funcionarios tenga excepciones en ámbitos como el de la sanidad, según informan varios medios regionales.

Además, ha afirmado que en la Comunidad Valenciana "no hay ningún conflicto lingüístico ni lo tiene que haber en el futuro".

Puig, tras asistir a la firma del convenio entre la Conselleria de Sanidad y la Fundación Amancio Ortega, ha explicado que se está estudiando la posibilidad de no exigir el valenciano a funcionarios de determinadas áreas en la próxima ley de Función Pública. "Excepcionalidades va a haber, lógicamente".

En ese sentido, ha apuntado que "lo prioritario y lo fundamental" es que el ciudadano es "el que tiene el derecho a decidir la lengua en la que se relaciona con la Administración". "Esa es la cuestión", ha remarcado.

El jefe del Consell ha recordado que en la Comunitat Valenciana hay dos lenguas cooficiales, el valenciano y el castellano, lo que es "una gran riqueza y una gran oportunidad que no se puede ver como un problema". No obstante, ha defendido estas excepciones "en algún caso concreto de una persona, por ejemplo en el ámbito de la sanidad, que por alguna razón necesita algún tipo de acompañamiento se pueda plantear, como en el caso de la investigación en general", al igual que ocurre en otras comunidades autónomas con dos lenguas.

Por tanto,  el requisito lingüístico "hay que verlo desde la normalidad alejado de cualquier radicalidad" porque "no hay un problema lingüístico porque el valenciano esté intentando ser absolutamente hegemónico ni hay tampoco ningún problema para entender que nosotros tenemos dos lenguas y las dos tienen que tener la misma consideración". "Esa es la realidad y no hay ningún conflicto lingüístico en la Comunitat Valenciana ni lo tiene que haber en el futuro".


El requisito lingüístico divide a los partidos


El requisito lingüístico ha sido uno de los temas que ha dividido a los dos partidos que forman el Consell, PSPV y Compromís. Desde las filas socialistas no se quiere marcar una línea tan dura como la que pretenden sus socios nacionalistas y esto ha llevado a posponer la decisión en la futura ley de función pública.

La nueva normativa que parte de la conselleria de Justicia, encabezada por Gabriela Bravo, no será debatida esta legislatura. Aunque existe un borrador, el proyecto permanecerá en un cajón ya que en la comisión de seguimiento del pacto del Botànic que reunió el lunes al PSPV, Compromís y Podemos se pactaron las prioridades legislativas, pero no se abordó este asunto.

Esta situación ha llevado a que sindicatos como Intersindical criticasen el "retraso considerable" en el proceso respecto a esta ley "imposibilitará" su aprobación y despliegue en esta legislatura. Ante esta situación, el sindicato propuso la puesta en marcha de una "vía alternativa" para establecer la capacitación lingüística mediante la ley de acompañamiento de los presupuestos de 2019. Además, la organización cargó ayer contra el departamento de Gabriela Bravo por "romper" el consenso sobre la capacitación lingüística en el ámbito sanitario.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.