Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > C. Valenciana

Montón inicia el proceso para tomar el control del Hospital de La Ribera

La Consejería ha notificado al departamento de salud de Alzira las normas de reversión

Carmen Montón, consejera de Sanidad Universal de la Comunidad Valenciana.
Montón inicia el proceso para tomar el control del Hospital de La Ribera
Redacción
Martes, 28 de marzo de 2017, a las 12:50
La Consejería de Sanidad Universal ha remitido a la UTE Ribera Salud II las normas de reversión del departamento de salud de Alzira, cuyo contrato expira el 31 de marzo de 2018. El documento comunica que durante este último año de concesión cualquier cambio en el funcionamiento deberá contar con el informe favorable de la dirección general de Recursos Humanos y Económicos.

Así, figura en la comunicación que este lunes remitió el director general de Recursos Humanos, Justo Herrera, a Ribera Salud en la que advierte de que estas normas son de "carácter vinculante" para la concesionaria y que su incumplimiento "desplegará las facultades de policía que la normativa atribuye al órgano de contratación".

Estas normas persiguen que cuando finalice el contrato de la primera de las cinco concesiones sanitarias de la Comunidad Valenciana, que se aprobó el 31 de marzo de 2003, se produzca la reversión del servicio "sin impacto alguno en la prestación asistencial que pueda perjudicar" a los pacientes de este de este departamento. Para ello se establece una hoja de ruta que comienza con la solicitud de información sobre estructura organizativa, recursos humanos y económicos así como de la actividad asistencial, que deberá de entregarse antes del 1 de mayo.

La Consejería deberá verificar y comprobar esta información y se crearán grupos de trabajo bilaterales entre la Administración y la concesionaria para clarificar aspectos concretos. Además, se reforzará la unidad del comisionado. El departamento que dirige Carmen Montón podrá intervenir en la toma de decisiones que se puedan adoptar hasta que termine el contrato y que modifiquen la situación que se haya presentado en los informes que ha pedido a Ribera Salud o cualquier otra que afecten a la prestación del servicio más allá del 31 de marzo de 2018.