21 nov 2018 | Actualizado: 15:10

Las ayudas al copago benefician a uno de cada cinco valencianos

Pensionistas y menores de familias con rentas bajas y personas con diversidad funcional pueden recibir esta subvención

Carmen Montón, consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana.
Las ayudas al copago benefician a uno de cada cinco valencianos
mar 25 abril 2017. 11.20H
Redacción
Uno de cada cinco valencianos, el 19 por ciento de la población de la Comunidad Valenciana, se están beneficiando de las ayudas puestas en marcha por la Consejería de Sanidad para compensar gastos relacionados con la protección de la salud.

Desde enero de 2016, pensionistas con rentas bajas y personas con diversidad funcional cuentan con ayudas frente a los copagos en medicamentos y productos ortoprotésicos. Además, desde febrero de 2017, los menores de familias con rentas bajas también cuentan con ayudas frente al copago de medicamentos. Según los datos de la Consejería, en el primer trimestre del año, un total de 939.259 pacientes de la Comunidad Valenciana han dejado de abonar copagos farmacéuticos y ortoprotésicos. En concreto, 705.740 pensionistas con rentas bajas, 99.549 personas con diversidad funcional y 133.970 menores de familias con rentas bajas.

Por provincias, en Alicante han sido 325.450 personas (247.449 pensionistas, 26.487 personas con diversidad funcional y 51.514 menores vulnerables); en Castellón 115.893 personas (87.377 pensionistas, 12.836 personas con diversidad funcional y 15.680 menores vulnerables); y en Valencia 497.916 personas (370.914 pensionistas, 60.226 personas con diversidad funcional y 66.776 menores vulnerables).

"Era injusto que cientos de miles de personas abandonaran o no iniciaran sus tratamientos por motivos económicos poniendo en riesgo su salud. Había que reparar este daño cuanto antes y así lo ha hecho este Consell con unas medidas que beneficiarán a lo largo de 2017 a más de un millón de ciudadanos", ha afirmado la consejera de Sanidad, Carmen Montón.

Subvenciones anuales

El Consell aprobó en 2016 la concesión de subvenciones anuales a estos colectivos para compensar los gastos relacionados con la protección de la salud. Las ayudas van destinadas, por una parte, a pensionistas con niveles de rentas inferiores a 18.000 euros y a sus beneficiarios y, por otra, a personas con diversidad funcional con los siguientes requisitos: menores de 18 años con discapacidad diagnosticada con un grado de minusvalía igual o superior al 33 por ciento y mayores de 18 años diagnosticadas con un grado de minusvalía igual o superior al 65 por ciento.

A las medidas ya implantadas se sumaron el pasado febrero nuevas ayudas frente al copago de medicamentos en el caso de menores de familias con rentas bajas (asociados a progenitores con rentas anuales inferiores a 18.0000 euros). Hasta finales de marzo, 133.970 menores de la Comunidad Valenciana han recibido estas ayudas al copago (66.776 en Valencia, 51.514 de Alicante y 15.680 de Castellón).

La Generalitat destinará ocho millones de euros a subvencionar el copago de estos menores. Se estima que más de 455.000 menores residentes en la Comunidad Valenciana se beneficiarán de esta iniciativa a lo largo de 2017.

54,6 millones de euros

Este año se ha incrementado el importe total de las ayudas destinadas al colectivo de pensionistas con un aumento de cinco millones de euros. De este modo, serán un total de 40 millones de euros con cargo a los presupuestos de la Generalitat para 2017 los destinados a estas ayudas, frente a los 35 millones previstos para 2016. Además, se destinarán también 6,6 millones de euros a ayudas para el colectivo de personas con diversidad funcional, por lo que las ayudas para los tres colectivos ascienden a un total 54,6 millones de euros.

"Usuarios y usuarias de la sanidad valenciana en situación de vulnerabilidad han dejado de abonar en concepto de copago farmacéutico y ortoprotésico. Un dinero que ya no será un obstáculo para las personas con escasos recursos ni un motivo para elegir entre seguir la medicación recetada por su médico o ayudar a sus familias. La Generalitat quiere garantizar así que ninguna persona se quede sin acceso a sus medicinas o a sus productos ortoprotésicos por motivos económicos", ha puntualizado Montón.

Gracias a estas ayudas, el abandono de medicamentos se redujo el año pasado en un 32 por ciento. En concreto, por tipo de diagnóstico, destacó la caída del abandono del tratamiento de procesos relacionados con enfermedades crónicas como la hipercolesterolemia en un 34 por ciento, la diabetes en un 31 por ciento o la hipertensión en un 31 por ciento.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.