Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Autonomías > C. Valenciana

La calidad de La Ribera exige 72 millones y no los 3 calculados por Montón

Ribera Salud elabora un exhaustivo plan de inversiones que contrasta con la improvisada cifra que dio Sanidad

Santiago Ribelles, Javier Palau y Sergio García.
La calidad de La Ribera exige 72 millones y no los 3 calculados por Montón
Redacción
Jueves, 16 de noviembre de 2017, a las 13:30
La Ribera cifra en 72,3 millones de euros para los próximos diez años, la inversión necesaria para mantener la calidad actual. El dato contrasta con los 3 millones que la consejera de Sanidad, Carmen Montón, estimó de una cifra total de 5,7 millones a los que hay que restar el coste de la expropiación del parking (2,5 millones). El plan de inversiones de Ribera Salud plantea inversiones en varias áreas para "poder seguir ofreciendo a los pacientes los altos niveles de calidad asistencial que avalan diversos estudios independientes nacionales e internacionales".

La inversión se divide en cuatro grandes grupos29,2 millones en ampliación y remodelación de nuevos servicios y áreas, 30 para tecnología, más de 8 en transformación digital y casi 5 en atención primaria de los cuales, 185.000 servirán para remodelar los actuales centros de salud y 4,8 para construir nuevos. Para Javier Palau, gerente del hospital, "el Plan Estratégico 2018-28 recoge, tras un exhaustivo análisis de estos 18 años, las inversiones, adecuación tecnológica y oferta de servicios que son imprescindibles para responder con excelencia a las necesidades sanitarias de la población de La Ribera en un escenario futuro de profundos cambios en la medicina y en la relación del paciente con la sanidad".

Ampliación y nuevas tecnologías

El 40 por ciento de la inversion, por tanto, pretende destinarse a la ampliación y remodelación. Una de las necesidades más inmediatas sería la incorporación de 30 camas, para lo que habría que construir una nueva planta de hospitalización. Además, el plan prevé la construcción de una segunda planta que sería necesaria en 2023.

Prácticamente el mismo porcentaje de la inversión se destina a nuevas tecnologías: 8,6 millones para equipamiento nuevo y 21,4 para actualización de equipos. Entre los nuevos equipos, destaca una inversión de dos millones de euros en un quirófano robot Da Vinci, la más avanzada tecnología no invasiva para intervenciones quirúrgicas, ádemás de la incorporacion de un Pet Tac, en una resonancia y en un nuevo equipamiento de esterilización.

La transformación digital es otra de las grandes patas en las que se sostiene este plan estratégico. Se prevén 8,2 millones en innovación digital para invertir, 4,6 de ellos en la renovación de electrónica de red y WIFI, también hay una partida destinada al centro de procesamiento de datos y en el reforzamiento de la ciberseguridad y 2,5 millones se emplearían en un asistente virtual y de videoconsulta.

Ribera apuesta por una atención primaria potente y resolutiva, a la que pretende dedicar 5 millones de euros, para construir dos centros de salud nuevos y un área de rehabilitación y remodelar el resto. Los nuevos centros se situarían en Algemesí y Corbera y el centro de rehabilitación en Carcaixent.

El plan estratégico no se olvida de su personal. Para ellos contempla poner en marca el Observatorio de la Salud Ribera, la Escuela de Gestión Sanitaria y la Fundación Alzira. De esta forma se pretende atraer y tetener el talento y que Ribera siga siendo un referente internacional estudiado en universidades como la de Berkeley o Harvard. Javier Palau, "la elaboración de este plan de futuro es un ejercicio de responsabilidad de Ribera Salud con los ciudadanos de La Ribera" que recoge lo que quieren que sea el departamento en los próximos años y sus necesidades.