Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:40
Autonomías > C. Valenciana

Hasta 79 asociaciones exigen enfermeros en los colegios

Lideradas por Satse, alertan a Sanidad de los problemas que sufren en los centros los niños con enfermedades crónicas

Mª Luz Gascó, secretaria gral. de SATSE, Abilio Buedo, representante de la Asociación Valenciana de Diabetes y Araceli García, vicepresidenta de Alce Asociación de Epilepsia.
Hasta 79 asociaciones exigen enfermeros en los colegios
Redacción
Sábado, 09 de julio de 2016, a las 13:30
Una agrupación de 79 asociaciones, entre ellas el sindicato Satse de Enfermería, quieren ver materializada su antigua reivindicación  de que la Administración establezca la figura de la enfermera escolar en los colegios de la comunidad.

La secretaria general autonómica del Satse, Mª Luz Gascó, el secretario autonómico del sindicato de enseñanza Anpe, Laureano Bárcenas y el representante de la Asociación Valenciana de Diabetes, Abidio Buedo, se han reunido con representantes de la Consejeria de Sanidad para buscar la forma más rápida de implantar esta iniciativa.

El proyecto de la agrupación pasa implantar este figura a partir de septiembre para que los niños con enfermedades crónicas reciban asistencia sanitaria profesional en los centros escolares, y, a medida que la coyuntura económica lo permita, que se vaya ampliando a todos los centros.

Mª Luz Gascó, responsable de Satse, recordó que “aun no se ha puesto solución al problema de los miles de niños valencianos con enfermedades crónicas, alergias, diferentes tratamientos de cáncer, enfermedades inmunodeficientes... que deben recibir medicación y asistencia en horario escolar”.

Actualmente, para recibir asistencia de su cronicidad, estos niños deben trasladarse en horario escolar hasta su centro de salud, “o todavía peor, tienen que ser los padres los que abandonen su trabajo para asistir a sus hijos y, rizando más el rizo, en muchas ocasiones se ven obligados los propios docentes a proporcionar unos cuidados sanitarios para los que no están facultados e, incluso, por los que podrían incurrir en intrusismo laboral», ha reflexionado Gascó.