Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Autonomías > C. Valenciana

En duda la libertad del médico para prescribir fármacos bioequivalentes

El borrador de decreto publicado el día 1 no deja claro este punto, asegura Andres Cánovas

Andrés Cánovas, secretario general de CESM-CV.
En duda la libertad del médico para prescribir fármacos bioequivalentes
Jueves, 25 de agosto de 2016, a las 14:00
El secretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) regional (CESM-CV), Andrés Canovas, ha expresado a Redacción Médica su conformidad con la actual disposición de la Consejería de Sanidad para preservar la libertad del médico a la hora de prescribir fármacos bioequivalentes, extremo “que no queda claro” en el borrador de decreto de evaluación de medicamentos publicado a principios de este mes por el Ejecutivo autonómico.

En una reunión “al más alto nivel” con los directores regionales de Asistencia Sanitaria, Farmacia y Recursos Humanos y Económicos, celebrada este jueves, el gobierno se ha comprometido, según Cánovas, a no cercenar esa libertad del médico en su proyecto de una guía farmacoterapéutica unificada “que se pueda modificar por cada uno de los departamentos a partir de criterios científicos”.

Rechazo de las alegaciones

Con todo, las alegaciones a la propuesta de evaluación y posicionamiento terapéutico de medicamentos de la Consejería (el borrador del decreto) no se han aceptado por parte del gobierno autonómico –ha precisado el secretario general de CESM-CV– pero “tendrán su contestación en su momento, realizadas por supuesto por sus abogados, y, en todo caso se planteará una información más extensa a partir de ahora en esta materia cuando afecte a los médicos”.

De hecho, el Ejecutivo ha alargado la posibilidad de presentar alegaciones a al menos un mes y medio más (aunque se sitúen fuera de plazo desde un punto de vista técnico), ha confirmado Cánovas, de modo que el resto de agentes sanitarios, como las sociedades científicas, disponga de su oportunidad para mostrar sus desacuerdos con la propuesta.