Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Autonomías > País Vasco

Los sindicatos dan por rotas todas las negociaciones con Osakidetza

El departamento de Salud se levanta de la mesa sectorial y las centrales anuncian la vuelta a la "confrontación"

Representantes de los sindicatos de la mesa sectorial de la sanidad vasca.
Los sindicatos dan por rotas todas las negociaciones con Osakidetza
Redacción
Miércoles, 20 de julio de 2016, a las 17:20
Los sindicatos representados en la mesa sectorial de la sanidad vasca (Satse, ELA, LAB, SME, CCOO, UGT y ESK) han denunciado este miércoles que Osakidetza les ha comunicado la ruptura de la mesa de negociación y la finalización de cualquier opción de interlocución en esta legislatura.

Tras destacar que se han negado a ser parte de una estrategia para “blanquear recortes”, las centrales sindicales han anunciado que volverán a plantear la “confrontación” ante la actual dirección de Sanidad, que va a finalizar esta legislatura “sin ningún acuerdo sustancial con ningún sindicato con representación en Osakidetza”.

En un comunicado, los sindicatos han asegurado que el Servicio vasco de Salud “en ningún momento ha actuado de buena fe en esta negociación”, ya que, aunque han solicitado repetidamente que se les entregara la información sobre la plantilla (la forma en la que se están cubriendo todos los puestos de trabajo), Osakidetza ha decidido “ocultar esta información”.

“Esa documentación es indispensable para poder realizar propuestas en materias fundamentales de negociación, tales como OPEs, la ampliación de plantilla o el concursos de traslados. Y Osakidetza ha ocultado la información para esconder la precariedad laboral que vive su plantilla”, han reprochado.

Para los sindicatos, Osakidetza ha vuelto a demostrar una “actitud dictatorial”. “No han tenido intención de recoger ninguna propuesta de los sindicatos y únicamente han pretendido que diésemos el visto bueno a medidas que mantengan una tasa de eventualidad cercana al 35%, cargas de trabajo insufribles y una destrucción de 3.000 puestos de trabajo”, han criticado.