Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > País Vasco

Las condiciones de los forenses de Vizcaya para acabar con su huelga

Los paros están colapsando el Juzgado de Instrucción número 14 de Bilbao

Manifestación de médicos forenses ante el Palacio de Justicia en Bilbao.
Las condiciones de los forenses de Vizcaya para acabar con su huelga
Redacción
Jueves, 14 de julio de 2016, a las 18:00
Desde hace cuatro meses Vizcaya es punto neurálgico de conflictos laborales debido a la huelga indefinida de médicos forenses, que reclaman mejores condiciones laborales como la equiparación salarial con los médicos de Osakidetza.

Desde la autodenominada Plataforma de Forenses aseguran que esta huelga está provocando la anulación de juicios por incapacidades y de lo Penal, llegando a colapsar el Juzgado de Instrucción número 14 de Bilbao.

Los médicos forenses reclaman al Departamento de Justicia que se siente a negociar con ellos sus demandas más básicas, esto es, el derecho a la formación continua, una retribución equivalente al  mínimo de Osakidetza y un mínimo de  horas de descanso tras las guardias. En cuanto a esta última reivindicación, el director de Administración de Justicia, Jon Uriarte, aprobó la semana pasada una instrucción en la que se garantizaba el descanso de once horas entre jornadas y el día libre posterior a la guardia de 24 horas.

"No hay relevo generacional"

Los forenses advierten que las “pésimas condiciones laborales” ha provocado que no exista un relevo generacional, con una edad media en la actualidad de 54 años, lo que llevará a la “desaparición y defunción” del Instituto  Vasco de Medicina Legal (IVML) y a “la más que probable privatización del servicio público”.

La huelga está secundada en Vizcaya por 27 de los 32 médicos forenses, mientras que en Guipúzcoa y Álava no hay paros, “por las diferentes condiciones laborales en cada  territorio”, según apuntan desde la plataforma.

La mesa de negociación, celebrada el pasado 18 de mayo, se cerró sin acuerdo. Los forenses rechazaron la propuesta del Departamento de Justicia al entender que era “la misma de siempre” y desde entonces no se han producido avances.