La técnica consiste en colocar sin cirugía una nueva válvula sobre otra implantada previamente a corazón abierto

El Hospital de Navarra realiza una pionera sustitución de válvula cardiaca
Personal de la sección de Hemodinámica del Hospital Universitario de Navarra.


05 nov 2021. 13.25H
SE LEE EN 3 minutos
La Sección de Hemodinámica del Hospital Universitario de Navarra (HUN) se convierte en la primera en realizar en España una novedosa técnica de tratamiento de prótesis valvular. La intervención, que se hizo en octubre, consiste en la sustitución de una válvula cardiaca, implantada en una paciente hace siete años, mediante una técnica mínimamente invasiva.

La técnica se basa en fracturar el anillo de la prótesis previa con la ayuda de un balón de alta presión, introducido a través de una vena en la ingle mediante un catéter y con anestesia general de corta duración.

Se trata del primer caso reportado con esta técnica en España, y uno de los pocos conocidos en la literatura científica de todo el mundo, sobre al implantación de una prótesis transcatéter dentro de una válvula biológica mitral quirúrgica ya deteriorada y de tamaño pequeño.

El caso tratado en Hemodinámica del HUN tenía una especial complejidad y diferencia porque la prótesis mitral implantada previamente era de pequeño tamaño. Tras fracturar su soporte o “anillo protésico”, los profesionales consiguieron implantar con éxito y garantías una válvula transcatéter más grande para obtener de este modo un resultado inmediato, duradero y que evite nuevas intervenciones futuras.

La paciente, de 85 años, fue dada de alta cinco días después de la intervención con la nueva válvula funcionando con normalidad y tras recuperar su capacidad funcional. Los responsables del equipo de Hemodinámica apuntan que esta clase de procedimientos abre una nueva opción de tratamiento para casos similares que hasta ahora no podían abordarse con suficientes garantías de éxito.

Expansión de las técnicas transcatéter en el intervencionismo cardíaco


En los últimos años se ha producido un crecimiento y expansión del intervencionismo percutáneo estructural en las enfermedades valvulares, sobre todo en el tratamiento de la estenosis aórtica degenerativa (técnica conocida como TAVI), que consiste en corregir el estrechamiento de la válvula aórtica con una prótesis biológica (fabricadas con tejidos orgánicos) mediante una técnica transcatéter, sin necesidad de cirugía.

Esta técnica se ha extendido recientemente para tratar prótesis valvulares biológicas mediante cirugía a corazón abierto implantadas años antes en posición aórtica, mitral, pulmonar o tricuspídea, a través de un acceso menos invasivo, introduciendo un catéter por una arteria o una vena de gran calibre, fundamentalmente la femoral a la altura de la ingle.

Los pacientes que se benefician especialmente de esta clase de técnicas son personas octogenarias o más jóvenes pero con elevado riesgo quirúrgico o las que necesitan una reintervención tras una primera cirugía cardiaca exitosa.

En 2020, se colocaron en el HUN 50 válvulas transcatéter, de las cuales 48 fueron en posición aórtica y dos, en posición mitral. En ese mismo año, en España se implantaron 4.241 de estas válvulas, de las que solo quince fueron en posición mitral.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.