Murcia ha aprobado su nueva ley de publicidad sanitaria donde se limita engañar o dudar del rigor del sanitario

Multas de hasta 15.000 euros por dañar la figura del profesional sanitario
Fernando López Miras, presidente de la Región de Murcia.


09 mar 2021. 11.50H
SE LEE EN 2 minutos
La Región de Murcia ha regulado mediante decreto la publicidad sanitaria, estableciendo un nuevo marco regulador que sustituye a la vigente normativa, que data de 2003, y que prohíbe dañar la figura del profesional sanitario.

Así lo recoge la orden publicada en el boletín oficial de la comunidad, donde destacan que “no se podrá efectuar publicidad a través de cualquier medio de difusión, formato, imagen o sonido que pueda atentar contra la dignidad, ética, seriedad y rigor del ejercicio de las profesiones sanitarias o puedan dañar la figura del profesional sanitario frente a los ciudadanos”.

El objetivo del nuevo decreto es proteger a los usuarios y destinatarios de esta publicidad, a fin de evitar actuaciones engañosas que puedan generar perjuicios económicos y riesgos para la salud de los ciudadanos, especialmente de la población más vulnerable.

En virtud de esta nueva regulación, todas las formas de publicidad sanitaria, efectuada por cualquier medio o soporte, dirigida a promover directa o indirectamente la contratación de actividades, productos o servicios prestados por centros, servicios o establecimientos sanitarios de la Región de Murcia, relacionada con los riesgos para la salud o que tengan cualquier tipo de repercusión para la salud humana, deberán obtener autorización administrativa previa por la Consejería de Salud.

Objetivo 


Esta publicidad deberá identificar con claridad y rigor el producto o servicio que se ofrece con textos comprensibles en su integridad, evitando cualidades o propiedades no suficientemente demostradas o que puedan suponer confusión con otros productos y no podrán contener afirmaciones que no puedan ser probadas científicamente.

En total, son 13 los criterios que figa esta nueva ley para controlar el uso de la publicidad sanitaria. Entre ellos, a parte de preservar la figura del profesional sanitario, también recoge que “no podrán inducir al abandono de prescripciones o tratamientos preventivos o terapéuticos ni considerar como indiferente o negativo la consulta a otros profesionales sanitarios”. Cualquier persona que incumpla esta ley podrá ser sancionado con multas de hasta 15.025 euros.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.