Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:50
Autonomías > Murcia

"Si no hay pronto un gobierno, me consta que Báñez tomará las decisiones"

Encarna Guillén, consejera de Sanidad de la Región de Murcia, charla con Redacción Médica sobre la actualidad sanitaria

Encarna Guillén, consejera de Sanidad de la Región de Murcia, durante su entrevista en la sede de Redacción Médica.
"Si no hay pronto un gobierno, me consta que Báñez tomará las decisiones"
L.Sopuerta/J.Fernández
M.Fernández de Vega/J.Huertas
Domingo, 16 de octubre de 2016, a las 20:00
Encarna Guillén lleva al frente de la Consejería de Sanidad de la Región de Murcia desde julio de 2015, cargo al que llegó como independiente por la confianza que ha depositado en ella el presidente de la comunidad, Pedro Antonio Sánchez. Pediatra con una destacada labor investigadora, esta catedrática en Genética Médica hace balance en Redacción Médica de todos estos meses como mayor responsable sanitaria de la región.

Tras más de un año al frente de la sanidad murciana, ¿cuál es el balance?

Es un balance positivo porque nos ha permitido establecer los objetivos estratégicos para nuestro sistema sanitario. Una de las cuestiones más importantes, desde el punto de vista de la asistencia sanitaria, ha sido, sin duda, trabajar en cómo hacer que las listas de espera sean lo más óptimas posibles, en el sentido de minimizar los tiempos de espera, tanto a nivel de lista de espera quirúrgica como de médica. También ha sido vital establecer la prevención como uno de los pilares en los que tiene que desarrollarse la sanidad del futuro, y fomentarla a todos los niveles. Por supuesto, establecer una nueva estrategia de investigación e innovación y fomentar el control del Servicio Murciano de Salud, a favor de la transparencia, el acercamiento a los ciudadanos y la gestión más eficiente posible.

¿Va a aprobar algún proyecto importante antes de que finalice el año?

En estos momentos está próxima la finalización del plan de enfermedades raras, que se inició también al inicio la legislatura y en la que se intenta introducir la participación de todos los agentes implicados en una modalidad bastante actual con la implicación de una aproximación transversal con la Consejería de Educación y de familia y con las asociaciones de pacientes y universidades, etc., Esperemos que para el 2017 ya se empiecen a implementar determinadas acciones que estén dentro de ese plan.

Por supuesto, la oferta pública de empleo que ya se ha publicado y que esperemos que para el año que viene este también finalizada completamente. Estamos reorganizando los recursos humanos y dando mayor estabilidad de las profesiones sanitarias.

Recientemente presentaron la OPE, ¿está satisfecha con el número de plazas?, ¿cuál es la previsión en cuanto al ritmo de las oposiciones los próximos años?

Actualmente son más de 1.200 puestos para la próxima OPE y nuestro objetivo es regularizarla con una periodicidad de, al menos, dos años, para que podamos disminuir progresivamente la eventualidad dentro de los profesionales sanitarios.

Se han conocido sentencias del Tribunal de Justicia Europeo que piden que no se abuse de la temporalidad de los contratos ¿Cómo se valora esto desde la Consejería?

Creo que el trabajo de este equipo ha sido precisamente consolidar a 1.275 profesionales sanitarios y, posteriormente, hemos publicado una OPE con 1.250 plazas. Nuestra idea es disminuir al máximo la situación de eventualidad y así vamos a seguir trabajando.

Encarna Guillén habla de la realidad sanitaria y política de Murcia.

El Gobierno de Murcia cuenta con el apoyo de Ciudadanos para poder gobernar, ¿qué implicación tiene eso en el ámbito sanitario?

Bueno pues como en todos los lugares donde no se goza de mayoría, es necesario consensuar determinadas actuaciones. Es una época nueva, de diálogo y de consenso que hay que practicar en todos los aspectos y, desde luego desde el punto de vista político, es imprescindible.

Para  temas puntuales se tiene que hablar con distintas partes implicadas, pero más allá de todo eso, creo que las cuestiones de sanidad son tan importantes que deberíamos de tender realmente a un Pacto por la Sanidad. Porque estos temas son especialmente sensibles y hay que desligarlos de la demagogia porque tenemos un sistema sanitario muy valioso. Ahora necesitamos el consenso general para transformarlo hacia las nuevas necesidades que tienen los ciudadanos y, para ello, es necesario comprenderlo y tener claro cuáles son los puntos en común a priorizar. Por tanto, para mí el objetivo sería encontrar e identificar esos puntos a pactar en la sanidad que son imprescindibles para seguir avanzando por la ruta correcta.

En Murcia se ha dado un paso adelante para lograr el Pacto por la Sanidad.

Efectivamente, estamos trabajando en una línea de participación ciudadana, con los representantes de universidades, empresas, profesionales, etc., y también consultas con los partidos políticos. A nosotros nos parece fundamental avanzar por esta línea porque, como digo, los ciudadanos no se merecen más que tomemos decisiones que estén plenamente fundamentadas en sus necesidades y además con el consenso y la participación de todos.

La presencia de un Gobierno nacional en funciones, ¿cómo repercute a las comunidades autónomas y, en especial, a su sistema sanitario?

La existencia de un gobierno estable es absolutamente imprescindible a la hora de tomar decisiones de calado, a la hora de coordinar las actuaciones que hay entre las distintas comunidades a través del Consejo Interterritorial. Y son decisiones que ya no pueden esperar más. Es necesario que ese gobierno estable esté ya presente para que podamos seguir caminando en la senda del progreso y de un futuro para una sanidad mejor.

Entonces, ¿cree necesario la inminente convocatoria del Consejo Interterritorial?

En principio siempre es una buena noticia tener un Consejo Interterritorial. Hay temas para, potencialmente, coordinar entre todas las comunidades. Es necesario que las comunidades autónomas tomemos decisiones conjuntas en determinados aspectos. Esperemos que pronto haya un gobierno estable que lo propicie de una forma determinante y si no, me consta, que Fátima Báñez tomará las decisiones oportunas.

Cuando se forme el Gobierno y se designe al ministro de Sanidad ¿qué preferencia tiene en cuanto a perfil y qué peticiones le va a trasladar en beneficio de la sanidad murciana?

El perfil debe ser una persona que mire con una perspectiva amplia a los problemas de salud, independientemente de la trayectoria que cada uno posea. Le pediría caminar hacia un pacto en el que podamos tomar decisiones y dar el servicio al ciudadano que merece.

Ahora nos enfrentamos a otra situación, como es el envejecimiento y la cronicidad. Estamos asistiendo a una innovación tecnológica importantísima y al empoderamiento de los ciudadanos. Esto hace que tengamos que replantear nuestro sistema de cara a dar una mejor  atención al ciudadano pero también garantizando la sostenibilidad del mismo.

Esta transformación profunda enlaza con la medicina de precisión o la medicina personalizada, que tiene como objetivo tomar en consideración todos estos factores de desarrollo tecnológico, de cambios demográficos, de participación ciudadana, etc., para poder dar una respuesta más individualizada a la prevención, al diagnóstico y al tratamiento.

Debemos poder incorporar a los tratamientos esos perfiles biológicos que pueden hacer posible que un tratamiento sea más efectivo en una o en otra persona. Esto exige que el sistema también tenga que cambiar, que se cree una cultura de cambio desde  los profesionales, desde los ciudadanos, desde la propia Administración, y desde mi punto de vista, hay que incorporar todas las gestiones de los datos masivos, la gestión de la genómica en el sistema asistencial y de las nuevas tecnologías. Hace falta que se impulse desde el Ministerio una estrategia nacional en medicina personalizada o de precisión que venga a responder a las necesidades de la población.

Encarna Guillén en el plató de Sanitaria 2000.


En algunas comunidades autónomas se ha establecido la corriente, quizás más política que sanitaria, de ir en contra de conciertos públicos-privados, ¿no cree que haría falta un acuerdo para que se dejaran de tomar decisiones particulares sobre estas cuestiones que pueden lastrar la asistencia sanitaria?

Tenemos un sistema público de salud enormemente valioso. Nuestro objetivo es siempre defenderlo y en ningún momento existe contradicción en el hecho de tomar en consideración recursos privados para dar asistencia pública al ciudadano. Es una idea que tiene que permanecer en la mente de muchos. Por tanto, el objetivo es una asistencia pública de calidad, donde el ciudadano tenga lo que necesita en el menor tiempo posible. Para eso es importante tener un mapa de recursos y, en la medida que nos puede faltar para completar esa asistencia, poder hacer los conciertos pertinentes para proporcionar la asistencia necesaria al ciudadano.

También hay comunidades que están tomando un camino de secesión respecto al resto, hasta en la sanidad…

Las iniciativas que puedan suponer un camino distinto supongo que estarán basadas en argumentos propios e individuales, pero ahora mismo, con la gran transformación que precisa el sistema sanitario, no se habla sólo de una comunidad, ni de España, se habla de Europa y del resto de países del mundo. Es necesaria esa colaboración absoluta para que realmente podamos conseguir el objetivo que pretendemos.

En este sentido, ¿cree que el Interterritorial debería reformularse y tener más capacidades?

Sería importante que, efectivamente, desde el Interterritorial se tuviera la posibilidad de poder coordinar ciertas acciones que consideramos estratégicas de una manera más precisa,  en el sentido de que tuviera un papel más de gestor, en ese sentido.

Todo apunta a que la próxima legislatura no va a gozar de grandes mayorías, ¿cree que con esa situación se podrá reformular el Interterritorial?

Tenemos que pensar en el beneficio general de los ciudadanos, en tomar las decisiones políticas oportunas para que cuanto antes exista un gobierno estable y establecer unas decisiones consensuadas que permitan que podamos trabajar, desde el punto de vista sanitario, en la misma dirección. No se puede estar compitiendo entre comunidades por fórmulas, no sólo de gestión, sino de estrategias.

Cada ciudadano independientemente de donde haya nacido debe tener acceso a los mismos servicios, con la misma equidad. Es muy importante poder garantizar eso a nuestros ciudadanos, que nazcan donde nazcan, tengan las mismas oportunidades, los mismos servicios sanitarios y cubiertas todas sus necesidades. No veo otra fórmula diferente al papel del Interterritorial para dar cohesión en la toma de decisiones conjunta.

En los últimos meses ha habido cierto revuelo por las prácticas técnicas, ¿cuál es la situación actual, será posible resolver el desencuentro con la universidad privada?

La Consejería de Sanidad ha venido a regularizar y ordenar. Ahora los alumnos de una y otra universidad pública o privada tienen el acceso adecuado a la formación práctica en los hospitales públicos del servicio murciano de salud y, por supuesto, con la máxima calidad. Están distribuidos en función del número de alumnos de cada universidad y, hasta ese momento, hemos firmado el convenio con la universidad pública, que ya ha comenzado sus prácticas, y estamos a la espera de la firma del convenio con la privada. Pero como digo, también garantizándole todos los requisitos fundamentales y todas las plazas para su adecuada formación práctica de los alumnos que allí están estudiando el grado de medicina.

La firma con la universidad privada, ¿será en breve?

Esperamos que se solucione en breve y que los alumnos de ambas universidades convivan pacíficamente y se dediquen realmente a dirigir toda su energía en lo que es necesario, una buena formación para que en el futuro todos tengamos los mejores médicos.

Entrevista completa a la consejera de Sanidad de la Región de Murcia, Encarna Guillén.