Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:05
Autonomías > Madrid

Ruiz Escudero conoce el nuevo proyecto de Humanización de Torrejón

El consejero visita el centro con motivo de la puesta en marcha del programa 'Tú y la resonancia, una pareja sin miedo'

El consejero y el viceconsejero de Humanización, durante una demostración del programa de musicoterapia
Ruiz Escudero conoce el nuevo proyecto de Humanización de Torrejón
Redacción
Lunes, 20 de noviembre de 2017, a las 14:20
La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha en el Hospital de Torrejón el programa ‘Tú y la resonancia, una pareja sin miedos’, dentro de las iniciativas de humanización sanitaria que está desarrollando el Gobierno regional.
 
El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, acompañado por el viceconsejero de Humanización de la Asistencia Sanitaria, Fernando Prados, ha visitado este hospital para conocer los nuevos proyectos de humanización incorporados por el centro sanitario. Entre ellos se encuentra este programa, que persigue eliminar los miedos, en ocasiones infundados, que sienten algunos pacientes ante la realización de una resonancia magnética.
 
Con este objetivo, el hospital permite al paciente conocer la zona de Radiodiagnóstico días antes de la prueba, llevar su propia ropa y música, elegir la iluminación de la sala e incluso tener un acompañante junto a la resonancia durante el proceso. Más de 140 personas con temor ante esta prueba han pasado por el proyecto, logrando que más de 50 accedan a realizarla.
 
Por otro lado, Ruiz Escudero y Prados han asistido a una sesión de Musicoterapia, el último proyecto incorporado en la UCI del Hospital Universitario de Torrejón. El Servicio de Medicina Intensiva, junto con la Fundación Diversión Solidaria, ha puesto en marcha esta terapia no farmacológica, que ha mostrado beneficios tanto en pacientes como familiares.
 
Con ella, los pacientes no solo mejoran el estado físico, emocional, y psicológico, sino también algunos indicadores clínicos, como pueden ser el aumento de la saturación de oxígeno y la disminución de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial en los pacientes de mayor sedación. Además, tiene beneficios en el estado anímico de los familiares, ya que al formar parte de la terapia abren una vía nueva de expresión y canalización de emociones con el paciente, terapeuta y el equipo de la unidad, sintiéndose que forman parte de los cuidados de su familiar.