Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Autonomías > Madrid

Madrid y Castilla-La Mancha se alían con la Aemps en farmacovigilancia

Las dos comunidades colaborarán con la Aemps para llevar a cabo el programa de vigilancia coordinadamente

Belén Crespo, directora de la Aemps.
Madrid y Castilla-La Mancha se alían con la Aemps en farmacovigilancia
Redacción
Viernes, 12 de agosto de 2016, a las 12:40
Tanto la Comunidad de Madrid como Castilla-La Mancha han firmado sendos convenios de colaboración con la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) para coordinar sus actuaciones en materia de farmacovigilancia en 2016. 

El convenio con Castilla-La Mancha, firmado el 7 de julio, establece que el objetivo es establecer las bases de colaboración entre la Aemps y la consejería de Sanidad castellano manchega, a través de su Centro de Farmacovigilancia, en relación con el desarrollo del Sistema Español de Farmacovigilancia (SEFV).  

La consejería se compromete a difundir el programa de notificación de sospechas de reacciones adversas en su ámbito de competencia, informando de las diferentes vías de comunicación y distribuyendo tarjetas amarillas empleadas para la notificación a los profesionales sanitarios colegiados en su comunidad de las sospechas de reacción adversa de los medicamentos autorizados. Para esto se mantendrá la absoluta confidencialidad tanto de los pacientes como de los profesionales sanitarios. 

Por su parte la Aemps mantendrá la coordinación y evaluación de la información que proporcione este programa y tendrá accesibles de forma telemática todos los datos recogidos. Aportará, además, 50.000 euros como máximo para contribuir a la financiación de los gastos del programa, que serán abonados de una sola vez. 

El convenio estará vigente, en principio, hasta el 10 de diciembre de 2016, y en ese periodo deberá reunirse la Comisión de Seguimiento al menos en una ocasión. 

También en Madrid

En términos similares se desarrolla el convenio firmado por la capital española con la Aemps, utilizando para las sospechas el modelo que utiliza el Sistema Español de Farmacovigilancia (SEFV), asegurando la aplicación de un mismo método de trabajo. El centro de farmacovigilancia elaborará una memoria anual con los resultados del programa que se entregará a la Aemps antes de finalizar el primer trimestre del año siguiente a la expiración del convenio, que en este caso también concluye el 10 de diciembre de este año. 

En este caso, sin embargo, la Aemps aportará un máximo de 150.000 euros para financiar el programa, cantidad que se abonará de una sola vez cuando se extinga el convenio, previo aporte de documentación del estado económico.