Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:40
Autonomías > Madrid

Madrid saca a consulta pública el anteproyecto de su Ley de Farmacia

Entre las novedades, la promoción de libertad horaria

Luis González, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, y Jesús Sánchez Martos, consejero de Sanidad de Madrid.
Madrid saca a consulta pública el anteproyecto de su Ley de Farmacia
Redacción
Lunes, 31 de julio de 2017, a las 10:40
La Consejería de Sanidad de Madrid ha sacado a consulta pública para recabar opiniones de los agentes implicados sobre el anteproyecto de Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid, que incluirá, entre otras medidas, la promoción de la libertad horaria de los establecimientos farmacéuticos.

Esta consulta da los pasos para actualizar la Ley de Farmacia con la publicación de la Memoria en el Portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid y el inicio de las consultas previas a la elaboración del anteproyecto de ley, que busca preservar el carácter sanitario de las oficinas de farmacia y reforzar el papel de los profesionales como agentes de salud.

El Gobierno regional cuenta con una norma publicada en el año 1998, previamente a la plena asunción de competencias en materia sanitaria. Esta situación unida a los avances producidos en el ámbito de la gestión sanitaria o la incorporación de nuevas tecnologías, la mayor complejidad de los tratamientos y las crecientes demandas de salud de la sociedad, sugiere que se actualice y modernice su contenido contemplando los avances y modificaciones que se han producido en el sector.

Carácter asistencial

Asimismo, en el caso de las oficinas de farmacia se pretende potenciar su carácter asistencial y el papel de sus profesionales como agentes de salud, proponiendo, entre otras medidas, la flexibilidad de horarios de apertura.

En cuanto a la atención farmaceútica, la nueva ley facilitará el tratamiento integral del paciente incluyendo mecanismos de coordinación y seguimiento farmacoterapéutico.

También, se incluirán una serie de medidas que tengan en cuenta la singularidad de las oficinas de farmacia de las zonas rurales y que permitan a los farmacéuticos titulares de las mismas mejorar la sostenibilidad económica de los establecimientos.