Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Autonomías > Madrid

Los pacientes de hepatitis C ponen un 9 al tratamiento con antivirales

El Infanta Leonor publica el primer estudio en España sobre la satisfacción respecto a estos fármacos

Irene Cañamares e Ismael Escolar, coautores del estudio.
Los pacientes de hepatitis C ponen un 9 al tratamiento con antivirales
Redacción
Lunes, 05 de diciembre de 2016, a las 12:30
El Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Infanta Leonor, perteneciente al Servicio Madrileño de Salud (Sermas), ha publicado el primer estudio español que recoge y analiza la experiencia aportada por pacientes afectados por la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) en primera persona durante su tratamiento con agentes antivirales de acción directa, los nuevos fármacos disponibles frente a esta enfermedad.

El trabajo, publicado en la revista ‘Farmacia Hospitalaria’, tiene como primera firmante a Irene Cañamares Orbis y como coautores a los doctores Javier Sáez de la Fuente, Elsa Izquierdo García, Concepción Esteban Alba, Ana Such Díaz e Ismael Escobar Rodríguez, todos ellos farmacéuticos especialistas de este hospital público de la Comunidad de Madrid. Entre las conclusiones, destacan las altas puntuaciones dada por los pacientes tanto al tratamiento y como al servicio de salud, por encima del 9 sobre 10 en varios epígrafes.

El objetivo del trabajo era conocer y analizar la experiencia autorreferida de tratamiento de los pacientes, a tiempo real, de forma proactiva e integrada en el proceso asistencial de atención farmacéutica. Para ello se utilizó como herramienta un cuestionario prospectivo en la Consulta Externa del Servicio de Farmacia.

Participaron un total de 155 pacientes que habían iniciado tratamiento frente al VHC, y a los que se preguntó sobre diversos aspectos relacionados con calidad de vida, adherencia, posibles efectos adversos, satisfacción con el tratamiento, y valoración y utilidad del programa formativo implementado por el Servicio de Farmacia.

El estudio refleja que un 62,5% de los pacientes manifestaron que su estado físico y emocional era mucho mejor o bueno desde que empezaron a tomar los nuevos fármacos, y que el inicio del tratamiento había supuesto poca o ninguna limitación en sus actividades de tipo profesional, tareas del hogar o estudio para el 89,68% de los entrevistados.

Una gran mayoría de los pacientes (90,97%) refirieron haberse visto limitados poco o nada en su vida social (actividad familiar, ocio y aficiones) desde el inicio del tratamiento, y al pedirles que valoraran su estado de salud global, en el momento de la evaluación, resultó una puntuación media de 7,95 (en una escala de 0 a 10).
adecuado o adecuado al 91,6%.

Asesor permanente y accesible del paciente

En relación al proceso formativo realizado por el farmacéutico especialista en la primera consulta, el 96,7% lo definió como muy bueno o bueno, así como la información escrita proporcionada, que fue calificada como muy útil o útil en el 92,4% de los pacientes. Cabe destacar que los enfermos participantes en el cuestionario valoraron, de manera global, la atención farmacéutica recibida en el Hospital con una puntuación media de 9,35 (0-10).

El trabajo realizado por el Servicio de Farmacia de este hospital público de la Comunidad de Madrid demuestra la necesidad de incorporar la experiencia del paciente como un factor más de evaluación de los resultados en salud del tratamiento farmacológico. Es decir que el farmacéutico especialista, más allá de su actividad de atención, formación y dispensación a los pacientes, debe ser un asesor permanente y accesible para el pa-ciente, como una forma de contribuir a conseguir el máximo resultado posible en salud de la farmacoterapia, en estrecha colaboración con el resto de profesionales sanitarios.


Adherencia, administración y tolerancia

En relación a la adherencia, un 84,5% de los pacientes se consideraron adherentes al tratamiento según el test Morisky-Green, mientras que la valoración de la adherencia autorreferida mediante la escala visual anaógica (EVA) fue 9,68 ± 0,75 (1-10).

En las variables relacionadas con el tratamiento, un 84% de los pacientes refirieron que fue fácil o muy fácil la administración de la medicación en el horario y pauta establecida, y un 87% valoró la pauta posológica como muy buena o buena. Respecto a la tolerancia, un 52,9% manifestaron no haber tenido efectos adversos relacionados con la medicación.

El cuestionario también incluía una valoración de las instalaciones y espacio físico del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Infanta Leonor resultando como adecuadas o muy adecuadas para un 91,6% de los pacientes. En cuanto al tiempo de espera, un 95,5% lo consideró muy corto, corto o normal, mientras que el horario de atención pareció muy adecuado a más del 90%.