Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00
Autonomías > Madrid

La Princesa reduce a cero el sangrado tras la cirugía a corazón abierto

Ninguno de los 150 intervenidos durante el primer semestre requirió volver a ser operado

Guillermo Reyes, jefe del servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital de La Princesa.
La Princesa reduce a cero el sangrado tras la cirugía a corazón abierto
Redacción
Lunes, 18 de julio de 2016, a las 11:00
El servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de La Princesa ha presentado sus resultados en las intervenciones realizadas a los pacientes durante el primer semestre del año 2016. Ninguno de los más de 150 pacientes operados del corazón ha precisado ser reintervenido por sangrado de la herida quirúrgica, y la tasa de infección de la misma se mantiene por debajo del 1 por ciento.

Estos datos responden, según el hospital, a dos factores fundamentales; por una parte la preparación previa a la que se somete a los pacientes antes de la intervención, y por otra la experiencia acumulada de los cirujanos cardíacos que la practican. En cuanto a la preparación, es fundamental el papel del servicio de Anestesia que realiza un estudio minucioso de las condiciones previas que presenta el paciente que va ser intervenido, propiciando así que sus valores sanguíneos sean lo más adecuados posibles.

La planificación estratégica de la intervención por parte de los cirujanos cardíacos también es determinante, ya que en muchos casos, es posible llevar a cabo la operación mediante la técnica de la cirugía mínimamente invasiva, que supone que la incisión sea pequeña y por tanto las posibilidades de sangrado e infección disminuyan significativamente.

Sangrado cero

Toda intervención realizada en el corazón precisa del uso de heparina para evitar que la sangre se coagule mientras dura la circulación extracorporea. La literatura científica describe que esta circunstancia es el motivo por el que entre un 3 y un 4% de los pacientes presenten sangrado de la herida, y por tanto, deban ser sometidos a una revisión quirúrgica. Lograr reducir al máximo el sangrado o conseguir un sangrado cero es el objetivo que se planteó el Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de La Princesa y que según los últimos datos presentados se ha conseguido.