19 mar 2019 | Actualizado: 19:10

La primera inmunoterapia 100% española es segura en pacientes con cáncer

El estudio está siendo realizado por investigadores del Hospital Gregorio Marañón y del Hospital Ramón y Cajal

Iván Márquez Rodas, oncólogo médico del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.
La primera inmunoterapia 100% española es segura en pacientes con cáncer
jue 03 enero 2019. 12.30H
El Hospital Universitario Gregorio Marañón y el Hospital Ramón y Cajal están trabajando en el desarrollo de la primera inmunoterapia con sello español para luchar contra el cáncer. En la actualidad, para poder contrastar la eficacia de estos resultados, se han incorporado nuevos centros y son ya siete los hospitales que están reclutando pacientes.

La inmunoterapia basada en inhibidores de check-points, sobre todo los anticuerpos anti PD-1/PD-L1 (fármacos inmunoterapéuticos en tumores como el melanoma, de pulmón y riñón entre otros), ha revolucionado el tratamiento y el pronóstico de los pacientes con cáncer, y así lo ha reconocido este año el premio Nobel de Medicina, otorgado a los investigadores James Allison y Tasuku Honjo, por sus descubrimientos fundamentales para el desarrollo de estos fármacos.

Sin embargo, no todos los pacientes con cáncer se benefician de estos tratamientos, y es por ello que hay una intensa investigación básica, clínica y traslacional para mejorar estas terapias, incluyendo las estrategias de combinación de varios fármacos.

En esta línea de combinación, el ensayo clínico con la molécula BO-112, una terapia intratumoral con efecto inmunomodulador desarrollada íntegramente en España, ha finalizado la primera etapa del ensayo clínico fase I y ha presentado sus datos en el último Congreso Europeo de Oncología Médica, celebrado en Munich. En este estudio se han tratado 28 pacientes con tumores sólidos buscando inicialmente conocer el perfil de seguridad y su potencial como inmunoterapia, tanto de forma individual, como combinado con anticuerpos anti PD-1 en pacientes a los que estos fármacos no les ha funcionado.

En el grupo de estos últimos, que incluye pacientes con cáncer de pulmón, melanoma o cáncer renal, con carácter preliminar se ha observado que además de no provocar efectos secundarios graves, es capaz de controlar la enfermedad en un 58 por ciento de los casos, y de producir una reducción objetiva del tamaño tumoral en un 17 por ciento, si bien “estos resultados aún se deben considerar como muy preliminares”, según ha afirmado Iván Márquez Rodas, oncólogo médico del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y codirector del proyecto.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.