Cuantificar el flujo sanguíneo facilita la elección de la terapia más adecuada y el índice de supervivencia

La Jiménez Díaz forma en monitorización hemodinámica de pacientes críticos
Organizadores y asistentes del I Curso Multidisciplinar de Monitorización Hemodinámica.


20 abr 2022. 13.35H
SE LEE EN 4 minutos
La Fundación Jiménez Díaz ha llevado a cabo el I Curso Multidisciplinar de Monitorización Hemodinámica, un encuentro donde los especialistas han podido exponer la importancia del control del estado fisiológico del paciente, de acuerdo con el nivel de gravedad y complejidad de su enfermedad, y teniendo en cuenta las herramientas y recursos disponibles.

De este modo, durante la formación los numerosos especialistas reunidos en ella han intercambiado inquietudes y opiniones con el objetivo de mejorar la monitorización clínica del paciente, especialmente en lo que se refiere al sistema cardiovascular. En palabras de Arnoldo Santos Oviedo, jefe asociado del Servicio de Medicina Intensiva del hospital madrileño, la importancia de la monitorización radica en que “es parte fundamental del manejo de pacientes severamente enfermos o en riesgo de sufrir un deterioro en la función de sus órganos vitales”.

Así, la mayoría de estos pacientes ingresan en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pero a lo largo de su estancia hospitalaria pasan por diferentes etapas en las que puede ser útil monitorizarles, según el cuadro clínico que presenten en cada momento. Por ello, la monitorización precisa de un enfoque multidisciplinar.

Monitorización hemodinámica  tras la UCI


Como ha subrayado Nerea Carrasco Antón, especialista en Medicina Interna del Servicio de Urgencias de la Fundación Jiménez Díaz, “los avances tecnológicos en la monitorización no deben limitarse al paciente ingresado en unidades de cuidados críticos”, ya que también el paciente hospitalizado en planta convencional podría beneficiarse de una implementación en la monitorización no invasiva.

Así, como expone Carrasco “la monitorización seleccionada en este pool de pacientes de riesgo, junto con el trabajo multidisciplinar de médicos de diferentes especialidades, Enfermería, etc, es imprescindible para abordar de manera optimizada a estos pacientes y generar un impacto en su pronóstico y su salud”.

¿En qué consiste la monitorización hemodinámica?


Tal y como ha señalado los expertos, la monitorización hemodinámica consiste en aplicar varias herramientas para obtener información acerca de la función del sistema cardiovascular del paciente.

Es así como, según resalta Santos Oviedo, los resultados obtenidos permiten “evaluar las causas de la inestabilidad de un paciente muy enfermo o, incluso, prevenirla cuando se aplica a pacientes en riesgo,y evaluar la respuesta a tratamientos que provocan cambios rápidos a nivel cardiaco y  vascular”,

Asimismo, esta monitorización, según expone Juan Martínez Milla, especialista del Servicio de Cardiología de la Fundación Jiménez Díaz, “debe ser más exhaustiva y avanzada en pacientes que presentan un shock cardiogénico o cirugías cardiacas mayores”. En concreto, cuantificar el flujo sanguíneo del paciente y sus cambios, facilita la elección de la terapia más adecuada y arroja múltiples beneficios, como una mayor supervivencia, una disminución en los días de hospitalización y una menor necesidad de terapias de soporte de órganos. Además, “brinda la posibilidad de detectar precozmente y predecir el desarrollo de una situación de inestabilidad, pudiendo tomar medidas para evitar el deterioro del paciente”, señala el jefe asociado del Servicio de Medicina Intensiva.

Cabe destacar que, aunque haya una serie de medidas comunes en todos los pacientes críticos, estas suelen ser demasiado generalistas y poco específicas, siendo el gran reto “la descripción de variables, a partir de los signos clínicos o de la monitorización, que permitan predecir un evento adverso y actuar con prontitud para evitarlo o, al menos, reducir sus consecuencias”. Concretamente, uno de los factores a tener en cuenta en el control personalizado es si se precisa de una monitorización no invasiva o mínimamente invasiva.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.