"El Covid-19 ha demostrado que nuestro sistema sanitario está al límite"

El secretario general de Amyts cree que los gestores han llevado al extremo los parámetros de eficiencia

Julián Ezquerra Gadea, secretario general de Amyts.
"El Covid-19 ha demostrado que nuestro sistema sanitario está al límite"
lun 04 mayo 2020. 10.30H
Con la colaboración de
Ser líder sindical médico en un momento de improvisación en el sistema de salud por culpa del coronavirus ha hecho que Julián Ezquerra, secretario general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), se haya tenido que enfrentar a duras decisiones durante estos días.

Su perspectiva se une al documento 'Lecciones del Covid-19 (qué ha aprendido el sector sanitario español ante la pandemia)', que Redacción Médica ofrece a sus lectores como vehículo de reflexión y de futuro para evitar situaciones límite como las sufridas por el Sistema Nacional de Salud durante este 2020.

¿Cuáles son los aciertos y errores que considera que se han cometido durante esta crisis?

Los aciertos, básicamente de los profesionales, han sido la responsabilidad, flexibilidad, capacidad de adaptación y asumir el liderazgo de la asistencia a los pacientes. El profesional, todos, sin excepción, han sido capaces de cambiar sus hábitos de trabajo, sus zonas de "confort" como especialistas, como enfermería, técnicos, etc., y hacer un cambio absoluto de ejercicio profesional en un tiempo récord. Ni que decir tiene que además lo han tenido que hacer en unas condiciones muy duras, con jornadas extenuantes, atendiendo pacientes complicados y fuera del ámbito de muchas especialidades, ¡qué decir de intensivistas y anestesistas!, impagables.

Y, además, hacerlo con medios muy escasos, precarios y con equipos de protección muy defectuosos. Una mención especial tengo que hacer y es manifestar mi admiración por los "urgenciologos", esos que siempre están ahí y a los que se les debe un reconocimiento desde hace muchos años: estabilidad y especialidad.


"Atención Primaria ha sido la gran 'fuerza de choque' que ha estado al frente de Ifema. Para ellos, unas inmensas gracias"


No puedo olvidar la imprescindible colaboración del SUMMA 112, que con escasos profesionales (han sido víctimas del Covid-19 un 40 por ciento de los médicos), han atendido las urgencias, traslados, noches en IFEMA, etc.

Y por último, pero no por ello lo menos importante, la inmensa labor de los compañeros de Atención Primaria. Han atendido mas de 25.0000 pacientes, se han visto mermados de personal por ser la gran "fuerza de choque" que ha estado al frente del Ifema. Para ellos, un más que merecido reconocimiento, unas inmensas gracias, algo que nadie de la estructura político/gestora ha hecho.

Los errores, que los ha habido, a mi juicio son todos ellos achacables a la improvisación, falta de coordinación y liderazgo, tanto a nivel ministerial como autonómico. Han estado más preocupados por dar ruedas de prensa, estar "vendiendo" éxitos, compras, test, tirándose responsabilidades los unos a los otros, que preocupados por sus profesionales y demandas; La imagen que han dado es la habitual en ellos, no ver mas allá del rédito político. Se que es duro, pero es mi sincera opinión.


Ante una crisis similar futura, ¿qué medidas deberían adoptarse ya de forma preventiva en cuanto a recursos humanos, recursos materiales, y gestión/organización?

Después de esta crisis, en la que se han mostrado las grietas del sistema, deberíamos abordar con seriedad el análisis de lo sucedido, lo que nos ha puesto en esta situación; si es temerario disponer de un Sistema Sanitario que se dimensiona para tiempos de bonanza, apurando los recursos, llevando al extremo los parámetros de eficiencia; si mantener índices de ocupación al límite, si no tener capacidad de respuesta inmediata o tener un almacenamiento de material dimensionado para lo peor, es la mejor forma de gestionarlo. No puede ser que cada año, bien la gripe, bien la “ola de calor” ponga en jaque a todo el Sistema. Y esto es un claro mensaje para los políticos e, indudablemente, para los gestores.

Creo que mi conclusión acrca de qué podemos aprender de esta situación es muy sencilla. Tener un Sistema Nacional de Salud, que no es sistema y no es nacional, es un problema. Falta de coordinación, falta de ver el conjunto, estar pendientes de lo micro de cada comunidad autónoma y su Sistema de Salud, las “deslealtades” entre comunidades autónomas y Gobierno central, las diferencias políticas, etc., han demostrado que deberíamos valorar la posibilidad de plantear un cambio profundo en el modelo. No sé hacia dónde o qué modelo imitar, pero está claro que cuando hay grandes retos de país, el modelo no es el mejor    .

Si que debemos extraer un enseñanza importante. Esta crisis, esta pandemia, ha puesto de manifiesto que el sistema de vigilancia epidemiológica debe ser muy importante, estar dotado de recursos suficientes, tanto humanos como materiales y que los Servcios de Salud Pública deben ser correctamente dimensionados y apoyados. Debemos aprender que estos servicios, esenciales para la salud, deben estar ahí y cuanto menos tengan que actuar mejor, eso significaría que no hay epidemias, graves toxiinfecciones, alertas sanitarias, etc.,. Y no por ello se deben reducir.


¿Qué más crees que se podría haber hecho desde un sindicato profesional como el que representa que no haya sido posible por la premura en el estallido de la crisis actual?

Desde AMYTS, sindicato profesional al que represento, creo que se ha hecho todo lo posible y más en esta crisis. Hemos tenido una actividad frenética. A día de hoy hemos presentado unos 130 escritos a diferentes organismos, Consejero, Ministro, Direcciones Generales, Gerencias, múltiples denuncias a la Inspección de Trabajo, y lo que a mi juicio han sido dos acciones muy duras pero necesarias.

Estas han sido la petición al Juzgado de lo Social de medidas "cautelarísimas"  para exigir medios de protección para los profesionales, siendo además la primera que se hacía y aceptada por el juzgado. Generó no poca polémica, pero era necesario hacerlo. Puso en evidencia que los profesionales, como era público y notorio, que no disponían de los equipos de protección necesarios.

Y esta misma semana se ha presentado una querella criminal por vulnerar el derecho a la protección de los trabajadores, art. 316 y 317 del Código Penal, contra el Ministro y parte de su equipo, y contra el Consejero y algunos de sus Directores Generales. Llegar a tener que tomar esta medida ha sido una decisión que entendemos recoge el sentir de los profesionales. Como sus legítimos representantes tenemos la obligación de hacerlo.

Y como sindicato profesional, en esta situación de crisis, no podíamos ni debíamos poner sobre la mesa medidas que no fueran el apoyo y canalización de la necesidades de los compañeros, la observancia de actuar conforme a la norma, y denunciar públicamente lo que entendemos se hace mal.

No es que busquemos a los medios, es que los medios de comunicación nos han estado solicitando de forma permanente nuestra opinión y presencia, a lo que se ha respondido siempre desde la sinceridad, la verdad, y el respeto. Otras medidas clásicas de la defensa de los derechos laborales, no se olvidan, solo que su momento llegará cuando lo urgente, lo importante se haya superado. Entonces, nadie dude que estaremos en otro escenario, el de las reivindicaciones.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.