Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:15
Autonomías > Madrid

El reiki, expulsado definitivamente de los hospitales madrileños

Sanidad ya había proscrito la realización de esta práctica en sus instalaciones, ahora prohíbe también su publicidad

El director de Coordinación de la Asistencia Sanitaria, César Pascual.
El reiki, expulsado definitivamente de los hospitales madrileños
Redacción
Lunes, 05 de junio de 2017, a las 16:40
La Consejería de Sanidad de Madrid ha emitido una instrucción para que se elimine toda la publicidad y promoción del reiki de los hospitales adscritos al Servicio Madrileño de Salud (Sermas). El reiki es una pseudoterapia de inspiración oriental que dice curar enfermedades mediante la imposición de manos.
 
La orden parte de la Dirección General de Coordinación de la Asistencia Sanitaria. Su director, César Pascual, ha explicado a Redacción Médica que se busca con ello proteger al paciente. “En su momento ya se dejó de hacer en los hospitales, pero hemos visto que algunos centros seguían permitiendo que algunas asociaciones la promocionasen en sus espacios y la instrucción lo que dice es que no se le haga ninguna publicidad”, detalla.
 
La orden se refiere en concreto al reiki, pero responde a una política de desterrar todas las pseudociencias que ponen en riesgo a los pacientes de la sanidad pública. “Se prohíbe igual que se ha prohibido la publicidad de cualquier otra cosa que no tenga evidencia científica. El reiki no es una terapia. Probablemente no haga daño, pero la imposición de manos no cura nada”, explica el director general.
 
Sin embargo, que sea inocuo no quiere decir que no sea peligroso para los pacientes, ya que les induce a confusión. Pascual ve especialmente vulnerables a aquellos aquejados de patologías oncológicas, ya que en la “publicidad” del reiki “se llega a afirmar que se cura el cáncer”.
 
Esta instrucción llega después de conocerse que algunos hospitales, pese a haber expulsado ya las sesiones de reiki de sus instalaciones, se les hacía publicidad: tenían espacio en jornadas o se anunciaban en los tablones de anuncios. “Se trata de asociaciones sin ánimo de lucro y algunos hospitales les dejaban por ello”, de la misma manera que se les permite a colectivos de pacientes, detalla Pascual. Desde hace 10 días, con esta orden en vigor, ya no pueden dar cabida a esta terapia pseudocientífica.