Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Autonomías > Madrid

El PSOE quiere regular el derecho a una muerte digna en la Comunidad

Plantea una PNL en la Asamblea que regule el rechazo del tratamiento y la sedación paliativa

José Manuel Freire, portavoz sanitario del PSOE en la Asamblea.
El PSOE quiere regular el derecho a una muerte digna en la Comunidad
Redacción
Lunes, 23 de mayo de 2016, a las 12:40
El PSOE ha registrado en la Asamblea de Madrid una Proposición de Ley con la que busca garantizar en la Comunidad de Madrid el derecho a una muerte digna regulando que las personas que se encuentren en el proceso final de su vida puedan rechazar intervenciones o tratamientos propuestos por profesionales sanitarios aunque ello conlleve "acortar su vida o ponerla en peligro inminente" así como recibir "sedación paliativa" si lo desean.

La propuesta que ha sido admitida a trámite por la Mesa de la Cámara regional, tiene como objetivo, según los socialistas, “garantizar el derecho de los pacientes de los pacientes a una buena atención sanitaria en el proceso final de la vida, regular los deberes de los profesionales y definir las garantías que las instituciones sanitarias están obligadas a ofrecer”.

El documento recoge, por una parte, los derechos de estos pacientes donde se contempla que éstos tendrán derecho a negarse a “recibir información sanitaria sobre su situación”, que pueden rechazar intervenciones o tratamientos propuestos por profesionales sanitarios aunque ello conlleve “acortar su vida o ponerla en peligro inminente” o a “la retirada de medidas en soporte vital en situaciones irreversibles”.

Derecho a la sedación paliativa

Uno de los puntos clave de la Proposición es que los pacientes en situación terminal tendrán derecho a recibir sedación paliativa del equipo de profesionales sanitarios responsable de su atención, “aunque ello implique un acortamiento de la vida mediante la administración de fármacos en las dosis y combinaciones requeridas para reducir su conciencia”.

Por otro lado, se especifican los deberes de los profesionales sanitarios. Los médicos tendrán que garantizar el derecho a la información del paciente y a que formule instrucciones previas que deben ser respetadas, a proponer intervención sanitaria a personas en fase terminal asegurándose que está clínicamente indicada así como la obligación de respetar los valores, creencias y preferencias de los mismos en la toma de decisiones.

Garantizar el cumplimiento

Las instituciones sanitarias públicas y privadas responsables de la atención a los pacientes tendrán que arbitrar los medios para que los derechos de estos no se vean mermados en ningún caso, incluida la negativa o ausencia del profesional, así como cualquier otra causa sobrevenida.

Los centros sanitarios públicos y privados deberán incluir en su cartera de servicios documentos informativos necesarios para el adecuado desarrollo de la normativa así como tendrán que anualmente remitir a la Consejería de Sanidad todas las actuaciones implementadas en relación con el derecho a las instrucciones previas de los pacientes.