Añadir un anticuerpo monoclonal al tratamiento de la práctica clínica habitual incrementa la supervivencia en un 30%

El Marañón participa en una plataforma que estudia la neutralización covid
El jefe del Servicio de Inmunología del Hospital Gregorio Marañón, Eduardo Fernández-Cruz.


22 ago 2022. 14.20H
SE LEE EN 4 minutos
El Servicio de Inmunología del Hospital Gregorio Marañón, que dirige Eduardo Fernández-Cruz, participa en una plataforma mundial liderada por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias de los Estados Unidos (Niaid) dirigido por Anthony Fauci, que investiga el comportamiento del virus SARS-CoV-2 y diseña nuevas estrategias para su control y tratamiento. Los resultados clínicos de este estudio en pacientes hospitalizados han demostrado que añadir un anticuerpo monoclonal al tratamiento de la práctica clínica habitual (remdesivir y dexametasona) incrementa la supervivencia de los pacientes en un 30 por ciento.

Este grupo formado por ochenta hospitales de todo el mundo ha podido demostrar de forma clara que es posible, en el tratamiento de la infección por Covid-19, neutralizar el virus en sus períodos iniciales utilizando anticuerpos monoclonales, como es el caso de tixagevimab/cilgavimab, que van dirigidos contra la parte del virus que se llama proteína S y que es la máxima responsable de la introducción del virus en el organismo y su propagación.

Los resultados de este estudio, publicados en la revista de alto impacto The Lancet Respiratory Medicine, son fruto de la investigación que se inició en 2021 sobre la variante Delta que era la predominante en el momento del comienzo de dicho trabajo, por lo que, según explica el jefe de Servicio de Inmunología del Marañón, "la investigación sigue abierta ya que las variantes actuales difieren mucho de la que apareció en 2019 en Wuhan, por lo tanto, eso es clave, ya que si tuviéramos que diseñar anticuerpos monoclonales específicos para cada variante sería un tema de mayor complejidad añadido al que ya tenemos para el control de este virus".

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio?


El Gregorio Marañón ha participado en este ensayo clínico de fase 3 con más de 30 pacientes hospitalizados con diferente gravedad, pero que no requerían UCI, y que fueron evaluados en el día 28 y en el día 90 tras sufrir su infección por Covid-19. El ensayo evaluó el potencial de una dosis intravenosa única añadida a las que también se les administraba de otros fármacos ya aprobados y utilizados de forma rutinaria como el remdesivir y la dexametasona. Si bien esta estrategia no acorta el periodo de recuperación de los pacientes, sí ha demostrado que rebaja en un 30 por ciento la mortalidad, sobre todo en los pacientes más graves.

Los anticuerpos monoclonales son proteínas naturales que se diseñan para que tengan una especificidad determinada y una mayor eficacia en su actividad neutralizante frente a las variantes virales emergentes, que escapan a las defensas inmunológicas y tienen una mayor capacidad de contagiar. "Los laboratorios las manejan para que sean como balas que van a dirigirse específicamente a la proteína S, que es la que tiene la capacidad de infectar y hace progresar la infección y es la capacidad neutralizante de estos anticuerpos monoclonales lo que se va a traducir en eficacia clínica", explica Fernández-Cruz.

Además de su validez para pacientes hospitalizados con infecciones severas, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha autorizado que se utilicen de forma profiláctica anticuerpos monoclonales, que hayan probado su eficacia en ensayos clínicos, en personas que tengan una respuesta inadecuada a la vacunación y sean pacientes de alto riesgo. La combinación de monoclonales tixagevimab/cilgavimab (Evusheld) se considera por la Aemps en España como profilaxis en las personas candidatas indicadas.

El Marañón, pionero en la plataforma internacional


Desde hace veinte años y a raíz de la aparición del VIH, el grupo de Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias de los Estados Unidos (Niaide), que dirigen Anthony Fauci y Clifford Lane, reunió a una serie de científicos de todos los países para constituir un grupo multinacional que fuese capaz de responder de forma inmediata y con conocimientos expertos a las posibles amenazas por virus pandémicos que pudieran presentarse. Ya se incluyó en el momento de su constitución al profesor Eduardo Fernández Cruz, jefe del Servicio de Inmunología del Marañón, en este grupo llamado Insight-Niaid.

A partir de esta experiencia, se han formado nuevas plataformas como Strive, la última recientemente creada por el Niaid y el National Institute of Health (Estados Unidos), en la que participa el Gregorio Marañón para la profundización y extensión de ensayos clínicos a nivel global que ya han sido muy importantes en la respuesta a tres pandemias como la del VIH, la de los virus influenza de la gripe y, últimamente, el SARS-CoV-2, explica Fernández-Cruz.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.