Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Autonomías > Madrid

El Gregorio Marañón enseña a los padres a cuidar a grandes prematuros

El programa pionero forma a padres y profesionales para la atención de niños por debajo de 800 gramos

Los profesionales han sido formados en cuidados básicos para niños prematuros.
El Gregorio Marañón enseña a los padres a cuidar a grandes prematuros
Redacción
Miércoles, 11 de octubre de 2017, a las 10:50
El hospital madrileño Gregorio Marañón ha presentado, en el marco de las II Jornadas de Lactancia Materna, el programa del Servicio de Neonatología que enseña a los padres de los grandes prematuros a cuidar de sus hijos hospitalizados. 

Se trata de bebés nacidos entre las 28 y 32 semanas de gestación y suelen presentar un peso por debajo de los 800 gramos, por lo que suelen precisar de unos cuidados y manejos muy especiales que despiertan temor en algunos padres. 

El programa del Hospital incluye tanto clases teóricas como prácticas para enseñar a los padres cómo deben realizar los cuidados básicos de sus hijos, unos cuidados que llevan a cabo primero durante el ingreso hospitalario y posteriormente en su casa. 

La evaluación del proyecto, según explican desde el centro, "ha puesto de manifiesto la gran satisfacción de los padres y la utilidad del mismo, ya que los participantes han conseguido perder el miedo a manejar a sus hijos, se sienten útiles y aprenden las técnicas y maniobras necesarias para el cuidado de sus pequeños". 

Lactancia materna

En estas jornadas también se han presentado los protocolos para el fomento de la lactancia materna del Hospital Gregorio Marañón. Un ejemplo es el cambio de paradigma en la alimentación de los lactantes durante el ingreso, ya que actualmente en el centro se apuesta por mantener la lactancia materna y evitar los biberones siempre que el estado del paciente lo permita. Asimismo, se evita en lo posible el uso de esos biberones en los prematuros para que el niño no olvide cómo mamar.

Del mismo modo, a los 400 profesionales asistentes a este encuentro se les ha explicado los proyectos de coordinación con Atención Primara para que las madres que necesitan apoyo en la lactancia salgan con una cita concertada desde el propio hospital gracias a las enfermeras de enlace.

Además, se ha instaurado un programa de extracción del calostro en mujeres ingresadas en la Unidad de Reanimación Postoperatoria, para que pese a su estado de recuperación continúen participando en la alimentación de sus hijos.

Esta jornada, además de talleres prácticos, ha dado voz a las madres y padres para que expliquen a los sanitarios sus necesidades y expongan distintos casos en los que el apoyo a la lactancia les ha ayudado en la alimentación de sus hijos, bien por problemas de la madre o bien por circunstancias específicas de los niños.