25 de septiembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:40
Especialidades > Pediatría

Recibe el alta sin secuelas un bebé prematuro que pesó 700 gramos al nacer

Los neonatólogos lo tildan de "algo exitoso" ya que las posibilidades de sobrevivir sin secuelas son realmente bajas

Recibe el alta sin secuelas un bebé prematuro que pesó 700 gramos al nacer
Nacho Cortés
Miércoles, 28 de junio de 2017, a las 10:10
El malagueño Hospital El Ángel acogió todo un hito: el nacimiento de Sara, una pequeña que pesó tan solo 700 gramos. El alumbramiento se produjo en la semana 25, unas quince semanas antes de la fecha prevista por los profesionales médicos, pero pese a esto la niña ha sido dada de alta sin secuelas tres meses más tarde y tras haber superado el desarrollo madurativo en la unidad de cuidados intensivos neonatales del centro hospitalario.

Los padres del bebé, residentes en la Línea de la Concepción, tuvieron que desplazarse a Málaga tras haberles detectado en su centro de atención primaria de Algeciras un riesgo inminente de parto prematuro con posibilidad de aborto en la semana 24. Debido a que El Ángel cuenta con una UCI neonatal de tercer nivel, derivándolos los facultativos se aseguraron el correcto crecimiento y el desarrollo madurativo de los órganos.

La Sociedad Española de Neonatología (Seneo) establece el límite de la viabilidad en la semana 25. Por debajo, en las semanas 23 y 24, la mortalidad es de más del 90 por ciento y los prematuros que sobreviven quedan con secuelas importantes. Afortunadamente, Sara nació sin malformaciones ni alternaciones graves y descansa ya en casa.

Durante tres semanas tuvo que respirar a través de una máquina, posteriormente fue trasladada a una incubadora para continuar su desarrollo cerebral, cardíaco y ocular. "Su caso es todo un éxito, ya que no padece secuelas", afirma el Hospital El Ángel en un comunicado. Así, la pequeña recibió el alta con el triple de peso con el que nació, 2 kilos y 180 gramos. Los facultativos han destacado la importancia de haberla alimentado con leche materna.

"Si un bebé nace en la semana 25 sin malformaciones y con una buena vitalidad hay que darle una oportunidad en la unidad de cuidados intensivos para que éste salga adelante", ha destacado el neonatólogo Emilio Pérez Bonilla. El especialista ha resaltado la importancia que supone contar con una unidad de UCI neonatal y un personal auxiliar de enfermería debidamente formado para poder superar este tipo de casos.