"Esta terapia celular devuelve las caricias a los lesionados medulares"

Madrid empieza a tratar con esta terapia desarrollada en el Hospital Puerta de Hierro

Jesús Vaquero, Jefe de Sección del Servicio de Neurocirugía del Hospital Puerta de Hierro.
"Esta terapia celular devuelve las caricias a los lesionados medulares"
vie 01 marzo 2019. 12.20H
Caminar, controlar los esfínteres o sentir una caricia es algo de lo que los pacientes de lesión medular están privados. Sin embargo, gracias a la terapia celular desarrollada íntegramente en el Hospital Puerta de Hierro de la Comunidad de Madrid, la vida de estos pacientes va a dar un vuelco. "No podemos curar la lesión medular, pero podemos mejorar la calidad de vida de los pacientes. La terapia celular devuelve las caricias a pacientes con lesión medular", ha explicado Jesús Vaquero, Jefe de Sección del Servicio de Neurocirugía del Hospital Puerta de Hierro. Esta terapia ha recibido la aprobación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) y va a poder ser utilizada en todo el territorio español.


El objetivo del Hospital Puerta de Hierro es tratar a 30 pacientes con esta terapia celular el primer año


Tal y como ha explicado Vaquero, el desarrollo de esta terapia comenzó hace 25 años y los primeros ensayos clínicos en humanos comenzaron en 2013. "Esta terapia comienza en el quirófano, donde se extrae médula ósea del paciente. A continuación se trasladan a la llamada sala blanca, una sala con condiciones ambientales especiales para evitar una contaminación externa. En este lugar se separan las células madre y se cultivan para conseguir su multiplicación. Finalmente, se envasan las células en microjeringas y se inyectan en la médula espinal y líquido cefalorraquídeo", ha señalado sobre el proceso terapéutico.

Solo en el diseño de la sala blanca, el Hospital Puerta de Hierro dedicó dos años, desde 2011 hasta 2013. "Fue el tiempo que transcurrió hasta que conseguimos la acreditación necesaria", apunta Vaquero. Los resultados obtenidos con esta terapia hasta el momento han sido "una mejora del control de esfínteres, mejoría motora y de la marcha, del dolor neuropático y de la sensibilidad". El neurocirujano también ha hecho hincapié en la importancia de "cuidar la técnica de inyección. Por ejemplo, algo tan simple como el tamaño de la jeringuilla es fundamental. Si inyectamos las células con una jeringa grande, estas se agrupan y mueren. Pero con una excesivamente pequeña no pasan, y también mueren". 

Un medicamento que no puede ser comercializado


Este medicamento celular no puede ser distribuido por la industria farmacéutica, ya que, como ha subrayado Vaquero, "se produce de forma personalizada a partir de las células de cada paciente". Este aspecto es de gran importancia, ya que la terapia utliza "células autólogas, del propio paciente, que son más efectivas que las creadas artificialmente". 

El Hospital Puerta de Hierro ha desarrollado una estrategia para implementar esta terapia celular pionera en Europa. Se ha formado un comité de selección multidisciplinar que será el encargado de seleccionar a pacientes de entre 18 y 65 años para ser atendidos con esta innovación. Se tendrán en cuenta criterios médicos, psicosociales y el estudio genético. El objetivo del centro es asistir a 30 pacientes con esta terapia el primer año. 

La experiencia de uno de los pacientes


Andrés Herrera, de 39 años, ha sido uno de los pacientes que se ha sometido a la terapia celular de Vaquero. Con 27 años sufrió un accidente de tráfico que le provocó una importante lesión medular. "Viene el tío de la bata blanca y te dice que no vas a volver a caminar, que no vas a volver a levantarte. Pero caminar no es lo de peor de las lesiones medulares, bajo mi punto de vista, lo peor es no poder controlar los esfínteres", cuenta. 

El ensayo clínico con Herrera comenzó en 2013: "Me pusieron 30 millones de células y funcionaron. La movilidad cambió y el control de los esfínteres también. La vida te cambia. Antes no salía apenas a la calle. Ahora lo controlo todo de maravilla y tengo un cuádriceps como el de Cristiano Ronaldo. Todo gracias al doctor Vaquero y su equipo, que tienen la varita mágica".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.